Suscribirme

JACARANDA

Sin categoría
mayo 21, 2009
boletín finsemaneando

JACARANDA (Jacaranda mimosaefolia)
Bignoniaceas

Se dice que este árbol llegó a México a principios de este siglo procedente de Manaos, Brasil; introducido primeramente en el estado de ahí por el entonces gobernador de esa entidad, Teodoro A. Dehesa; de Veracruz paso a la Ciudad de México donde fueron plantados numerosos árboles en algunos tramos de la Av. Insurgentes en sus primeros trazos y después en los parques y jardines públicos, como el Parque España y el Parque San Martín (hoy Parque México), en la entonces colonia Hipódromo, de aquí se propago al resto de la República.

La Jacaranda: es un árbol monoico caducifolio que alcanza de 6 a 10m de altura, copa extendida, follaje muy fino que da una sombra ligera, tronco recurvado, crecimiento rápido en sus primeros 3 años de vida y luego lento, vive de 40 a 50 años.

Sus hojas: son compuestas, opuestas, bipinnadas, miden de 15 a 30 cm de largo con 16 pares de pinnas aproximadamente, cada una de las cuales sostiene 14 a 24 pares de foliolos ovales, de 1 cm de largo.

Se le utiliza para ornato en parques y jardines o para alineación en camellones centrales con espacio; la madera se usa en carpintería y ebanistería; sus frutos son empleados para propósitos decorativos.

Distribución en la ciudad

Se encuentra bastante diseminada sobre todo hacia el sur de la Ciudad de México, aunque no existen muchos individuos por superficie.

Requerimientos de cultivo
Clima: Le favorecen los climas templados, con heladas esporádicas.
Suelos: Se desarrolla bien en los ácidos y húmedos.
Exposición: Soleada, tiene tolerancia media al sombreado.
Poda: De conformación, para conducir el árbol; si hay daños por heladas, hacer podas rigurosas; después solo sanitaria.
Riego: Una vez por quincena ya que se ha establecido.
Plantación: A una distancia de 8 a 10m entre cada árbol; lejos de construcciones, drenajes, pues sus raíces los rompen y también los postes y líneas eléctricas o telefónicas pueden ser estropeados por las ramas.
Raiz: Profundas y agresivas.
Transplante: Con cepellón de febrero a marzo .
Propagación: Por semillas que se dejan secar de 6 a 7 meses en un lugar aireado, para sembrarlas en almacigo a principios de febrero, se transplantan al lugar definitivo cuando alcanzan 1 a 1.5 m de altura. Por estacado en primavera, se seleccionan las ramas vigorosas de cualquier individuo maduro y se cortan a la medida de 30 cm de largo, haciéndolo 1 cm abajo de la yema inferior.

Enfermedades y plagas: Se reporta la presencia de escamas cerosas Ceroplastes sp., que ataca partes apicales de las ramas y hojas jóvenes, dando un aspecto de masa color blanquecino o café claro de 3 a 6 mm, y deja miel sobre el follaje inferior y suelo. También se reporta el pulgón Aphis citricola ( Homóptera: Aphidae) que puede atacar las ramas; estas plagas no afectan en forma grave el estado de salud de la especie.

Contaminación ambiental: Se recomienda su plantación para zo­nas con alta concentración de contaminantes, ya que absorbe gran cantidad de plomo ambiental, sin alterarlo en demasía.

Etimología: Al nombre genérico, Jacaranda, se le dan diferentes acepciones, una es la latinización del nombre “Jacarancy”, ciudad y municipio de Brasil, en el Estado de Bahía, de donde es nativo este árbol; otra acepción es el nombre portugués, “yacaranda” que quiere decir “olor fuerte”, también se dice que proviene de la palabra “jacara” o relativo a ella, que refiere a una ronda nocturna de gente alegre de donde se ha derivado la palabra “jacarandoso”, lo cual se relaciona con el porte y vistosidad de esta especie.

*Los árboles de la Ciudad de México; Lorena Martínez y Alicia Chacalo. UAM, 1994

Tú, ¿qué opinas?

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones