La Roma, un barrio cosmopolita en la Ciudad de México

Publicado el 26 abril, 2012

Por: Nicolás Triedo*

Te presentamos los lugares más atractivos de esta colonia, una de las más famosas de la Ciudad de México y que, para fortuna de los capitalinos, ¡ha tomado un segundo aire!

Este rincón de la Ciudad de México ofrece a los más exigentes desde talleres de alta costura, boutiques exclusivas, galerías de arte, centros culturales, elegantes y alternativos salones de té y cafetines, restaurantes de diseño con cocina de autor, bares alternativos y lugares para degustación de vino, hasta las plazoletas más íntimas con sus calles arboladas y elegantes casonas de principios del siglo pasado.

Un recorrido diferente

Por la mañana escogimos la avenida Álvaro Obregón, centro neurálgico de la colonia, para iniciar nuestra visita, y claro, lo primero, un buen desayuno, y para esto qué mejor que El Delirio de Mónica Patiño, acogedor espacio repleto de delicias culinarias ordenadas con gusto en anaqueles de madera que rodean las mesas: conservas, mermeladas, condimentos, carnes frías, pastas, panes, todo se disfruta de sólo verlo.

Saliendo, sobre la misma avenida, en el Edificio Balmori nos metimos a un excéntrico salón de té: Caravanserai; la variedad de infusiones es copiosa y el mobiliario y los salones cómodos y de buen gusto. El Balmori, construido en 1922, está en Álvaro Obregón y Orizaba y tiene un aire afrancesado con una elegancia clásica, en la planta baja hay comercios muy atractivos como una estética, una librería de libros de arte y una tienda gourmet.

Justo en frente está la Casa Lamm, sin duda uno de los inmuebles más atractivos de la zona. Nuestra visita a este Centro Cultural para la difusión y el estudio de las artes desde 1993 fue todo un placer, sus espectaculares esculturas al aire libre, salones de exhibición, librería, jardines y restaurante son un verdadero homenaje al buen gusto.

Por la misma calle de Orizaba, bajamos hasta la Plaza Río de Janeiro con su escultura del David al centro y sus hermosas casonas y edificios que la rodean.

Lo que más llama la atención es La Casa de las Brujas, con sus techos de dos aguas, ventanas en forma de ojos y bello acceso principal al puro estilo art déco. Enfrente está la famosa galería OMR, de amplios salones con obras contemporáneas que adquieren su justo valor en estos espacios blancos y limpios; geometrismo, neones y fotos de estructuras arquitectónicas

Atraparon nuestros sentidos

Para continuar con el arte, otras galerías nos esperaban en la misma P: Arróniz Arte Contemporáneo y El 52. Regresando por Orizaba están: Dimitri Decoración e Interiorismo, Terreno Baldío Arte, y cerramos en la calle de Colima, que es donde se encuentran la mayoría: Traeger & Pinto, C208, Destructible, Headquarter, Sicario, Labor, Vértigo Galería. Nos llamó la atención el Goodbye Folk, Vintage & Styling, una original boutique de ropa con diseños de autor y prendas antiguas que se arreglan a la medida, además ahí mismo tienen una estética.

Para comer nos decidimos por el restaurante Mog, en Álvaro Obregón, de cocina japonesa y tailandesa, un verdadero homenaje al kitsch, objetos varios en un aparente desorden, muebles de época, cómodos sillones en rincones íntimos, obras de arte y un espléndido menú.

Para la tarde nos recomendaron algunos lugares que a priori sonaban interesantes: la Galería Blue Demon, en Álvaro Obregón, un “templo” dedicado a la lucha libre; también en esta avenida encontramos la tienda y galería DIME, que reúne propuestas de muebles, objetos, arte y moda de diseñadores mexicanos. Después visitamos la Iglesia de la Sagrada Familia (1910), en Orizaba y Puebla, de estilo entre neorrománico y neogótico. Enfrente está una hermosa casona, La Casa del Libro de la UNAM.

Nuestra siguiente parada fue en la heladería La Bella Italia, en la calle de Orizaba, su calidad y variedad siguen intactas después de tantas décadas.

De regreso a la avenida Álvaro Obregón, pasamos a visitar el muy conocido Parían, un pasaje comercial y cultural con tiendas, restaurantes y galerías de arte que presentan exposiciones de jóvenes autores mexicanos y extranjeros. También nos asomamos a la Plaza Luis Cabrera (antes Plaza Ajusco), en Orizaba y Guanajuato; alrededor están sus hermosas casonas de época y sus terrazas-cafés.

La noche llega, inicia la “marcha“

Para el final dejamos posiblemente el lugar más emblemático de La Roma: La Fuente de las Cibeles, que es una réplica exacta de la de Madrid, obsequiada por la comunidad española como símbolo de hermandad entre ambas naciones en 1980.

Alrededor existen lugares muy interesantes como el Club Cibeles bar, el Bow Wow Deli (puede ir a comer con su mascota) y allí mismo, en la calle de Oaxaca, está el Pecado de Noé, un interesante y alternativo bar donde se puede catar y degustar los mejores vinos mexicanos y extranjeros. Para cenar nos decidimos por El Jolgorio, exactamente frente a la citada fuente.

La noche era joven y la “marcha“ iniciaba: después del club Cibeles, siguió el bar Covadonga, en la calle de Puebla; después la barra del Stampa de Mar, en Orizaba, elegante con excelentes cocteles y muy buen ambiente y más tarde cerramos con nuestros amigos del bar Tarragona, en Álvaro Obregón, pequeño y acogedor con excelentes “tapas”, aquí convergen artistas, escritores y uno que otro periodista.

Si vive o visita la Ciudad de México, no deje de pasar un día en esta bella colonia, no se va a arrepentir, obtendrá mucho más de lo que espera y quedará gratamente sorprendido por este centenario rincón del antiguo “potrero de la Romita”.

Un poco de historia

El origen de la Roma se remonta a principios del siglo pasado, cuando el área que actualmente ocupa se conoció hasta fines del siglo XIX como “los potreros de la Romita”. Fue fraccionada por Walter Orrin, que era dueño de un famoso circo y decidió que las calles llevaran los nombres de las ciudades mexicanas donde su circo había sido más aplaudido.

Fuente: México Desconocido www.mexicodesconocido.com.mx


Comenta esta nota

  1. lisy

    DON PEPE, QUE GUSTO LEERLO EN SUS COMENTARIOS… TAMBIEN TENGO LINDOS RECUERDOS EN LA ROMA… MI ESCUELA IPAE EN JALAPA Y DURANGO, Y LAS MISAS DONDE HICE MI PRIMERA COMUNION.. LA SAGRADA FAMILIA EN PUEBLA… QUE RECUERDOS… SALUDOS

  2. Don Pepe

    Para desayunar el legendario cafe antes de chinos “Bisquetes de Obregón”.. así faltan muchas cosas tan bellas de mi colonia como los helados Ciandoni frente a la iglesia de la Sagrada Familia, la primera clínica del IMSS en las calles de Orizaba, los cines Balmori, Royal, las florerias de las calles de Colima, los baños de vapor “La Torre”, sobre la Av. Chapultepec, el restaurante “Napolitano”, la tienda de modelismo sobre Av. Chapultepec y Orizaba “Revell Lodela”, sobre las calles de puebla donde vivieron celebridades del toreo como José González “Carnicerito de México” y el “Pana” Rodolfo Rodriguez, o los rocanroleros de los 50´s “Los Rebeldes del Rock” y mi famoso barrio “Romita” cuando estaba empedrado así su fiesta a la Iglesis de San Francisco de Asís y mil anecdotas que les pudiese contar de esas mis calles…el artículo que escriben esta bién ya que me hicieron recordad mi niñez, juventud y ahora al paso del tiempo el otoño de mis experiencias… Gracias, Don Pepe.

Los comentarios están cerrados.