Las primeras universitarias mexicanas

  • Compartidos
 en Sin categoría
boletín finsemaneando®

Las primeras universitarias mexicanas*

Cecilia Alfaro Gómez

Con el paso del tiempo, las mujeres hemos ido conquistando diversos espacios profesionales que siglos atrás eran exclusivamente masculinos, totalmente inimaginables para nuestro género.

En México el parteaguas se debe a los gobiernos liberales que, desde el triunfo de la República sobre el Imperio en 1867, dieron mayor importancia a la educación femenina.

Para ello abrieron sus puertas diversas instituciones cuya misión fue formar a las alumnas a fin de que desempeñaran oficios “propios de su sexo”. No fue sino hasta 1888 que la Escuela Normal de Profesoras dio a la profesión de maestra un carácter formal. Una década atrás, en 1878, se tiene registrado que el 75% de los docentes eran varones y solo un 25% eran mujeres; hacia 1907 las cifras cambiaron radicalmente ocupando el sexo femenino un 77% de dichas plazas. La carrera magisterial significo para las mujeres el preámbulo idóneo para su irrupción en el mundo profesional.

Un pequeño grupo de mexicanas se convirtió en noticia al ingresar, desde 1882, en la Escuela Nacional Preparatoria, escalafón indispensable para incorporarse a los estudios superiores. Matilde Montoya, la primera en ingresar, fue también la primera mujer mexicana egresada de la Escuela Nacional de Medicina. Con respecto a Matilde, la periodista Laureana Wright señala que “a fuerza de constancia había logrado vencer a la envidia y dominar a la ciencia”, pues sus estudios se vieron interrumpidos varias veces debido a las continuas criticas del medio masculino. Posteriormente, una pequeña oleada de mujeres fue recibiendo sus títulos en diversas profesiones: las médicas Columba Rivera (1900), Guadalupe Sánchez (1903), Antonia Ursúa (1908), Rosario Martínez (1911) y Soledad Regules Iglesias (1907); la abogada María Asunción Sandoval de Zarco (1898); la metalurgista Dolores Rubio Ávila; la odontóloga Margarita Chorné y Salazar (1886) y varias más egresadas de carreras como Comercio y Administración.

Gracias a que las autoridades educativas brindaron apoyo económico y becas, varias mujeres lograron especializarse en el extranjero como sucedió con Soledad Regules la cual, una vez titulada, partió a París para continuar sus estudios como médico cirujano. Otras más recibieron la totalidad de su formación fuera del país como Laura Mantecón de González, esposa del ex presidente de la República Manuel González, que obtuvo su titulo de doctora en medicina en una universidad estadounidense, o bien el caso de la señorita Toral que hizo lo propio en Cincinatti.

Aunque fueron pocas las mexicanas que para ese entonces ingresaron a las aulas universitarias -sobre todo si las comparamos con los cientos de mujeres europeas y estadounidenses que desde mucho tiempo atrás ya ejercían muy variadas carreras en sus países-, constituyeron un valioso antecedente en la apertura del medio profesional para el sexo femenino en México. Hoy en día, basta dar un vistazo por las aulas universitarias para constatar que la mayor parte de la población está integrada por mujeres.

*Revista Ritos y Retos del Centro Histórico, diciembre 2005.

Tú, ¿qué opinas?


Recent Posts
Comentarios