Suscribirme

Limpiarte los oídos no es tan saludable como pensabas

Introducir un hisopo en nuestros oídos es muy probable que esté haciéndote daño.

mayo 16, 2017

Lo hacemos después de la ducha o cuando pensamos que lo necesitamos, la acción de tomar un hisopo e introducirlo en nuestros oídos lo hemos convertido en un hábito que consideramos saludable, pero sobre todo limpio. Pero, ¿qué pasaría si desmentimos lo anterior y te explicamos por qué es probable que te estés haciendo daño con ese hábito?

Al limpiar nuestros oídos con cualquier tipo de hisopo retiramos la cerilla -que se genera de forma natural para prevenir que cualquier bacteria ingrese por ese conducto y nos enferme- y dejamos la entrada libre para cualquier infección, que podría provocar problemas con el equilibrio al caminar y por supuesto de audición.

A continuación te enlistamos las razones por las que deberás de dejar de limpiarte los oídos ¡ya!

La cera, sí es buena

No es el equivale a suciedad que debe eliminarse a toda costa. Más bien, forma una capa protectora que resguarda la piel del conducto auditivo (que es muy sensible).

Además, impide la entrada del agua, del polvo y de la mugre. Si quitas toda la cera, toda esa suciedad tiene la puerta abierta y podría penetrar al interior del oído.

La cera es también un antibiótico natural. Una vez eliminada, tienes más probabilidades de contraer una infección en los oídos.
Si el hisopo es exactamente del mismo tamaño que el canal auditivo, podrías empujar la cera demasiado profundamente hacia el interior. Y requerirás de ayuda profesional para solucionar esto.

Si empujas el hisopo muy profundamente podrías tener problemas con el equilibrio o para escuchar, porque al final del conducto auditivo, se encuentra la membrana del tímpano; y como está más próxima a la superficie de lo que imaginas, es fácil que introduzcas el hisopo más de la cuenta sin notarlo.

Si llegaras a perforar la membrana del tímpano con la punta del hisopo, podrías llegar a requerir cirugía, incluso perder el sentido de audición en el oído afectado.

¿Qué hacer en caso de cera en exceso?
A pesar de que la cera es buena, habrá personas que tengan una sobreproducción que en lugar de beneficiar, tendrá consecuencias negativas para la salud:

– Dolor en uno el oído.
– Sensación de “llenura” en el oído afectado.
– Ruido en el oído, zumbido en el oído (conocido como tinnitus médicamente).
– Disminución o pérdida de la audición en el oído afectado.

Si presentas uno de estos síntomas lo recomendable no es quitar la cera tú solo, tendrás que ir con un especialista para que inspeccione y emita la prescripciones necesarias para tratar tus oídos.

Otros cuidados que debes tener con los oídos para conservarlos sanos:

– No limpies tus oídos ni introduzcas dentro de ellos llaveros, clips para papeles, horquillas para el cabello ni ningún objeto puntiagudo.
– Límpialos por fuera con la punta de una toalla.
– No nades o te sumerjas en aguas contaminadas.
– Evita someterlos por un tiempo prolongado a ruidos demasiado altos.
– Evita los golpes y los juegos bruscos que podrían dañarlos.
– No les coloques dentro objetos que no sean específicamente para ellos.
– No uses gotas para los oídos, a menos que te las haya recetado un médico.
– Recuerda que, en general, los oídos son muy delicados. Pero si les das los cuidados que requieren, estarás contribuyendo para conservarlos sanos y en buenas condiciones.

Con información de www.vidaysalud.com

Ciudadanos En Red

Etiquetas:

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones