“Los Mariscal, Nicolás y Federico: los precursores”

Publicado el 8 julio, 2010

Planos, fotografías, maquetas, documentos, diarios y hasta el viejo restirador de madera donde fueron concebidos algunos de los edificios más emblemáticos de México son los elementos que sorprendieron al público la noche del 1 de julio durante la inauguración en el Palacio de Bellas Artes de la muestra Los Mariscal, Nicolás y Federico: los precursores.

Ante decenas de personas congregadas en el Museo Nacional de Arquitectura, ubicado en el tercer nivel del Palacio de Bellas Artes, María Teresa Mariscal Torroella, curadora de la muestra, celebró que las nuevas generaciones conozcan en este año de conmemoraciones la obra de dos de los más destacados arquitectos de nuestra nación, quienes dedicaron su vida a crear parte del rostro de nuestra urbe.

En la ceremonia estuvo presente en representación de Teresa Vicencio, directora del INBA, la arquitecta Alejandra Peña Gutiérrez, subdirectora general de Patrimonio Artístico, y Ramón Vargas Salguero, director de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble.

“Nicolás y Federico Mariscal son un ejemplo de entrega y dedicación, así como de una visión adelantada por revolucionar los conceptos arquitectónicos de México, por ello en esta muestra el público podrá conocer cómo su vida y obra siguieron siempre caminos paralelos”, afirmó Teresa Mariscal Torroella.

Alejandra Peña Vázquez resaltó, por su parte, la importancia del legado arquitectónico de estos dos creadores en el marco de las celebraciones por el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución mexicana.

“Son el mejor ejemplo de los visionarios que emprendieron grandes proyectos en los albores del siglo XX y en el periodo de la Revolución, desarrollando un estilo emblemático que ha acompañado a los habitantes de esta ciudad por muchas décadas”.

Las maquetas del Teatro de la Ciudad Esperanza Iris y de la sede del Departamento del Distrito Federal en el Zócalo, planos de monumentos, como el de los Héroes de la Independencia, realizado en 1910, los dibujos conceptuales de edificios emblemáticos como el Ministerio de Relaciones Exteriores, las Escuelas número 4 y 5 de la Ciudad de México, así como la terminación del Palacio de Bellas Artes y el Banco Agrícola, Hipotecario y Mutualista, son algunas de las obras que el público puede apreciar en fotografías, bocetos, planos de construcción y videos.

En los muros del espacio de exposiciones se incluyen algunas frases pronunciadas o publicadas en diversos artículos por ambos arquitectos a lo largo de las décadas y que dejaban entrever sus conceptos y búsquedas en el trazo de diversos espacios.

Entre ellas destacan: “Honremos señores al arte; tributémosle fervoroso culto, identifiquémonos con él, así estrecharemos la unión de dos mundos, el corpóreo y el espiritual”. Nicolás Mariscal; o “Es imposible disfrutar por completo de la belleza de un edificio si no lo vemos sumergido en el ambiente que le es propio”. Federico Mariscal.

Ramón Vargas Salguero refirió que la muestra incluye los trabajos realizados por los dos hermanos tanto de manera conjunta como por separado, encontrando en cada trazo hitos de la arquitectura y del desarrollo nacional.

“Son obras que perduran y mantienen su funcionalidad aún con el paso de los años, mostrando la buena técnica empleada en su construcción, ahí están para constatarlo el Teatro Esperanza Iris, el edificio Dosal, la terminación del Palacio de Bellas Artes, así como las escuelas y la Capilla Monumental a Cristo Rey.

Y agregó: “Se incluyen muestras de su persistente promoción de una nueva arquitectura a través de una constante labor ensayística sobre teoría, historia y crítica de arquitectura, misma que difundieron en centros escolares, libros, revistas y periódicos. Su labor docente confirman a Nicolás y Federico Mariscal como referente insoslayable de la arquitectura de la Revolución”.

Los Mariscal Nicolás y Federico: los precursores, estará abierta al público en el Museo Nacional de Arquitectura, del Palacio de Bellas Artes, hasta el 15 de septiembre.

Comenta esta nota