MADRID-PUERTA DEL SOL

Publicado el 17 marzo, 2009
boletín finsemaneando

MADRID-PUERTA DEL SOL

Agradecemos al amigo y lector, José Luis…….., la siguiente colaboración desde Madrid, por ser una excelente introducción para quien viaje a esa capital en la próxima temporada vacacional.

“Madrid, Madrid, Madrid, en México se piensa mucho en ti!”
Así  reza una estrofa del popular chotis compuesto por el inmortal Agustín Lara y que se ha convertido casi en un himno para los madrileños.

Pero es verdad que Madrid y la ciudad de México están hermanadas por ese sentimiento de cordialidad, de afecto y  costumbres y tradiciones que, aún con diferencias, muchas veces parecen ser las mismas. Dos ciudades bulliciosas  que, además, comparten un mismo idioma lo cual no deja de ser una enorme ventaja para todos los viajeros.

Una ciudad alegre donde nadie se siente extraño , capital de España, centro de la península Ibérica , rodeada  de ciudades históricas que en muchos casos son incluidas en la lista  de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, todas a menos de 100 kms. de distancia de la Puerta del Sol.

Madrid  cuenta con un cielo azul luminoso,  y una gran cantidad de días de sol a lo largo del año, que la hacen por demás atractiva aún en el frío invierno.

Para que nuestros visitantes, primerizos ó  ya habituales , se den un paseo por sus calles y plazas, iniciaremos nuestro recorrido virtual por la plaza llamada Puerta del Sol,  dedicada al astro rey pero con forma de media luna – curiosa combinación -  que no es de extrañar ya que el sol y la luna se pasan la eternidad persiguiéndose, excepto algún encuentro a lo largo del año “para hacer el amor”, en la obscuridad de un eclipse.

Centro neurálgico de la ciudad,  es el  “kilómetro cero”  a partir del cual se miden todas las calles y carreteras que de ella parten.

La Puerta del Sol, que fue en sus orígenes uno de los accesos que rodeaba la cerca de Madrid en el siglo XV, fue llamada así por un  sol que adornaba  la entrada  colocado ahí por estar orientada hacia el Este.

Y aunque desde el siglo XVII fue un punto de encuentro, nunca se consideró una plaza propiamente dicha como puede ser la Plaza Mayor.

Allí  estaban  en la antigüedad el convento de San Felipe , el convento de Nuestra Señora de las Victorias , la iglesia del Buen Suceso y la estatua de la Mariblanca – todos ellos desaparecidos en la actualidad.

La casa de Correos , bello edificio construido en el siglo XVIII  por el arquitecto francés Jaime Marquet, alberga en la actualidad la sede  de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. En él se encuentra el reloj que cada fin de año da las campanadas a medianoche marcando el inicio del nuevo año , teniendo allí la celebración más concurrida mientras el publico ve descender la bola  dorada , comiendo las uvas de la  suerte llenos de emoción y esperanzas.

También hay dos placas conmemorativas dedicadas – una a los héroes del levantamiento popular del Dos de Mayo de 1808 y la otra a las víctmas del atentado terrorista del 11 de marzo de 2004 así como  a las personas que colaboraron el día de la catástrofe.

Desde esta plaza  sale la calle  de Alcalá que, pasando por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el Casino,  numerosos edificios de la Banca , la Iglesia de las Calatravas , el Circulo de Bellas Artes y el Banco de España, le llevan directamente a la plaza de la Cibeles .

Por la Carrera de San Jerónimo puede caminar desde  aquí  hasta el Paseo del Prado pasando por la Plaza de Canalejas, el edificio de Las Cortes, la oficinas de la Embajada de México justo  frente al Parlamento, el  Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo del Prado.

Al otro lado, por  la calle Mayor, podrá ir hasta  la Plaza Mayor, la Plaza de la Villa y las cercanías del barrio de los Austrias hasta llegar a la catedral de la Almudena en la calle de Bailén.

La calle del Arenal le conducirá  a la Iglesia de San Ginés, Plaza de Isabel II ( llamada popularmente de la ópera), la Plaza de Oriente y el Palacio Real.

Y desde el centro de la Plaza donde están las estatuas del rey Carlos III , ” el mejor alcalde de Madrid ” -  copia de la obra original de Juan Pascual de Mena que se conserva en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando -  y  la del Oso y el Madroño,   emblema del escudo de la ciudad y popular punto de encuentro , parten las calles comerciales de Preciados , del Carmen y de la Montera, llevándole todas ellas hasta la Gran Vía y tentándole en el recorrido a entrar en los grandes almacenes del Corte Inglés y otras tiendas de moda de la moderna globalización.

Allí, en una esquina con la calle de la Montera, está la mejor tienda de abanicos y paraguas de Madrid : Casa de Diego.  Y al otro lado, justo en la esquina de la calle Mayor, está el antiguo y popular establecimiento de pastelería : La Mallorquina,  que es toda una institución entre los madrileños y donde se pueden degustar unos deliciosos pasteles mientras se toma un estupendo café para tomar fuerzas e iniciar el recorrido a pie de la ciudad. En esta misma manzana es frecuente ver a las vendedoras de lotería sobre todo por Navidad . La más famosa
de ellas Doña Manolita.

Asimismo, de la plaza parten el metro , la primera línea que se construyó  en Madrid , y autobuses  y taxis que le comunican a toda la ciudad con facilidad.

La Plaza fue modificada en 1959 con una zona ajardinada y  fuentes .

En 1986 se hace otra reforma, adquiriendo más importancia la zona peatonal y se instalan unas modernas farolas popularmente apodadas cono “los supositorios” y que provocaron polémica general por su modernidad en el diseño.

Posteriormente se substituyeron por farolas de estilo “fernandino” que dieron unidad al conjunto. La historia de la plaza está plagada de numerosos acontecimientos importantes entre los que se encuentran el asesinato del presidente del Consejo de Ministros José Canalejas  y la proclamación de la Segunda República en 1931.

En la actualidad está sufriendo  una última reforma ordenada por el actual alcalde de Madrid ,
Alberto  Ruiz Gallardón , que le dará finalmente su forma definitiva.

De los múltiples anuncios comerciales que adornaban  o afeaban la plaza , solo se salvó uno del Jerez Tío Pepe que puede servirle de inspiración si le apetece  tomarse un “fino”  y unos exquisitos aperitivos en los bajos del antiguo y magnífico restaurante Lhardy establecido en 1839 y que fue el primer restaurante de lujo de Madrid, a solo unos pasos de la plaza sobre la Carrera de San Jerónimo.

Y hasta la próxima parada ….de Madrid al cielo!

 

Tú, ¿qué opinas?


Comenta esto