Cómo mejorar la circulación en tus piernas

  • Compartidos
 en Salud

Estar sentado todo el día y no hacer ejercicio puede causar várices, celulitis y retención de líquidos. Es decir, tu circulación está fallando. Pero realmente, ¿cuáles son los beneficios de tener una buena circulación? La sangre se encarga de llevar oxígeno a todos los órganos de tu cuerpo; solo con oxígeno pueden funcionar como deben.

Uno de esos órganos, y el más grande de todos, es tu piel. Si le llega el suficiente oxígeno, es capaz de llevar a cabo todos los procesos de desintoxicación, nutrición y regeneración como se debe. En otras palabras, buena circulación = piel impecable.

¿Qué hacer para mejorar la circulación?

Haz ejercicio cardiovascular
El cardio es súper importante para la salud de tu piel. No tienes que hacer un maratón, pero mínimo camina más de media hora tres veces por semana. Cuando haces cardio, la sangre circula por todo el cuerpo porque necesita oxigenar para que puedas tener más energía. Enfócate en ejercicios como caminar, correr, bicicleta o nadar.

Cambia de posiciones
Muchas veces pasamos sentadas la mayor parte del día. Esto hace que la circulación se detenga más en algunas zonas del cuerpo. Te recomendamos que, antes de dormir, te pares de manos por un minuto. Esto hará que la sangre circule en tu cara y por toda tu cabeza. Después, recuéstate en el piso y sube los pies en una silla, tus piernas te lo van a agradecer.

Usa medias
Las mujeres de antes no hacían tanto ejercicio, pero usaban medias. Esto hacía que la circulación de sus piernas fuera mucho mejor. Usa unas que sean de tu talla, tampoco las uses tan apretadas. La fuerza hace que la sangre fluya porque las medias se distribuyen por todas tus piernas y no corres el peligro de que se corte la circulación.

Come cítricos
En general todos los alimentos que tienen vitamina C son buenos para la circulación. Te recomendamos consumir cítricos, porque son los que tienen esta vitamina más concentrada. Funciona para adelgazar el flujo sanguíneo y fortalecer las paredes capilares, esto previene que se bloquee la circulación y, por lo tanto, la mejora.

Toma agua
Gran parte de la sangre está compuesta de agua. Por eso si te deshidratas puedes hacer que se vuelva más densa, pesada y que circule lento. Consume mínimo dos litros al día, el aspecto de tu piel va a cambiar y te vas a sentir más ligera.

Hazte un masaje
Una solución rápida para la piel es hacerte un masaje facial. Puedes hacerlo con tus dedos o con cualquier método. Los masajes hacen que la circulación sea más eficiente y que cambie el aspecto de tu piel.

Fuente: www.revistamoi.com

Publicaciones recomendadas