Morena no da tregua; PRI, PAN y PRD a la deriva

  • Compartidos
 en Gobierno

Tras el triunfo de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el pasado 2 de julio en 31 estados de la República mexicana, los partidos que tenían el poder quedaron a la deriva.

Lo anterior se debe a que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) lo único que ganaron a lo largo de estos años fue la desconfianza de la población.

Partidos a la deriva

Al PRI se le señala como el mayor perdedor luego de que, tras varias décadas, dejó sólo un país lleno de corrupción. La presidenta nacional, Claudia Ruíz Massieu, pretende borrar esta imagen con el reposicionamiento del partido en los municipios, porque la agenda local es lo que les dará poder.

Estamos decididos a tener una mayor comunicación con nuestros alcaldes, compartir una agenda municipal e impulsar la capacitación, que es estratégica para que sus gestiones den resultados y nos permita ganar la confianza de la ciudadanía. La suma de todos hará la diferencia.

En el caso del PAN, una guerra fallida contra el narcotráfico le significó sólo 9 millones 995 mil votos; se trata del golpe más fuerte para el blanquiazul en 18 años.

A eso se debe sumar la reciente creación de un nuevo partido por parte del expresidente Felipe Calderón.

El partido del sol azteca, no se quedó atrás y brilló por perder el poder en la Ciudad de México, luego de su esplendor durante 20 años como favorito entre capitalinos por sus programas sociales, se opacó por la incidencia delictiva e inseguridad.

La partidocracia se queda en la historia 

Se trata de un proceso político que inició en 1988 con Carlos Salinas de Gortari, cuando comprendió que no podía gobernar un sólo partido, por lo que abrió camino al PAN.

En su columna, Pascal Beltrán del Río destacó: En ese sexenio, el PRI y el PAN aprobaron las reformas de Salinas y los panistas recibieron, a cambio, el reconocimiento de sus victorias en las elecciones de gobernador de Baja California, Guanajuato (en la forma de un interinato) y Chihuahua.

Un sexenio después se le abrieron las puertas la izquierda con el PRD.

Con la presencia de los tres partidos, se dio la repartición de posiciones en el poder y así se forjó la partidocracia.

Ciudadanía le da la oportunidad a Morena

Morena supo capitalizar muy bien el enojo y la desesperación de la gente que pedía un país nuevo. Con 30 millones de votos se convirtió en una aplanadora para las otras fuerzas políticas. Conformó la mayoría en el Senado, lo que provocó un golpe presupuestal para los tres partidos.

Los porcentajes dicen todo: el PRI perdió 90.8% del dinero para sus senadores; a los del PAN se le disminuyeron en 88% y a los senadores del PRD 85%. Con este panorama, a la partidocracia sólo le queda renovarse o morir.

Con información de Excélsior.


Publicaciones recomendadas
Comentarios
  • ALEJANDRO SABIDO IÑIGUEZ

    A DONDE LES MANDO TANTA MIERDA?