Buscan dar seguridad a la ciudadanía con “Policía de Proximidad”

Publicado el 12 junio, 2008
Seguridad Ciudadana y Justicia


Ciudadanos en Red
16 de junio de 2008
imprimir
enviar nota

El 26 de mayo, en la colonia Olivar del Conde (Delegación Álvaro Obregón), el GDF inició la primera etapa del programa Policía de Proximidad, que se desarrollará en 66 módulos de Seguridad y Participación Ciudadana con el objetivo de prevenir y perseguir con mayor eficacia el delito de manera más cercana a la población (comunidad).

Características

1.- Las patrullas estarán rotuladas con el nombre de esta corporación y patrullarán en las delegaciones Gustavo A. Madero, Coyoacán, Cuauhtémoc y Álvaro Obregón (primera etapa), principalmente en puntos conflictivos de dichas demarcaciones. 2.- Los uniformados de la policía comunitaria contarán con teléfono celular exclusivo en su patrulla, cuyo número se proporcionará a los vecinos para tener comunicación directa. 3.- Los policías serán evaluados por los vecinos y, con base en ello, recibirán estímulos y ascensos o bien serán sancionados. 4.- Los 66 módulos forman parte de los 366 recuperados y rehabilitados y serán atendidos por policías capacitados para trabajar con la comunidad. Sin embargo, está contemplado que en dichos espacios se desarrollen otras actividades. 5.- La Policía de Proximidad trabajará las 24 horas del día, los 365 días del año, con un patrullaje más frecuente, la realización de visitas domiciliarias para ser identificados por los vecinos y una supervisión permanente. 6.- A través de los módulos se fomentará la conformación de colaboradores vecinales credencializados y las patrullas tendrán prohibido salir del área asignada. 7.- Por último, de acuerdo con el GDF se enfatiza la labor preventiva en estos módulos, además de la persecutoria, pues las cárceles están saturadas, principalmente de jóvenes, al doble de su capacidad.

Por otro lado, el subsecretario de Participación Ciudadana de la SSPDF detalló que los 66 módulos recuperados en esta primera etapa se ubican donde se concentra el 37% del índice delictivo de la ciudad y explicó que estos módulos también promoverán la cultura de la legalidad, la recuperación de espacios y actividades educativas y de apoyo a la economía familiar.

Ahora bien, todos esos rasgos del modelo, así como su razón de ser, bien pueden ameritar una discusión. Para ello es preciso dar a conocer algunos ingredientes del modelo de policía comunitaria y citar el contexto global en el que se inscribe dicha puesta en práctica.

El modelo de policía comunitaria en general busca mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Ya en específico con este modelo se intenta identificar los problemas de la comunidad para plantear soluciones sostenibles a los mismos. Por ello los policías de proximidad:

1.- Emplean el enfoque de “resolución de problemas”; 2.- identifican e intentan disminuir las formas más graves y preocupantes de criminalidad; 3.- persiguen el fortalecimiento del sentimiento de seguridad de la ciudadanía; 4.- buscan incrementar el nivel de satisfacción de la población ante la intervención policial; 5.- favorecen la participación activa de la comunidad en la “producción” de seguridad; 6.- contribuyen a la coordinación interinstitucional en materia de seguridad ciudadana y 7.- gracias a sus resultados, (re) valorizan al personal policial.

El llevar el modelo a la práctica implica que se han presentado cambios en la organización policial, por ejemplo, la descentralización operativa y la delegación de responsabilidades. También sugiere la idea de que se ha ampliado el mandato policial tradicional y que se han reforzado los mecanismos de selección y capacitación del personal policial. Pero también que la policía está convencida de que su trabajo es proactivo más que reactivo.

Prácticamente nadie disputa que la solución al problema de inseguridad pública (en lo que corresponde a la policía) no son “más policías”, ni “más patrullas”; sino “mejores policías” (Promete Campa tener policías modelo, Reforma, jueves 08 de mayo de 2008).

Sin embargo, de acuerdo con el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), 50% de la policía a nivel nacional requiere de una atención y apoyo sicológico que les permita manejar el estrés y controlar sus impulsos.

En paralelo, el 57% de los elementos no están contentos ni tienen afinidad con su trabajo, el grado promedio de estudio es de secundaria (sólo 7% tiene una licenciatura) y 26% tiene un coeficiente intelectual medio o superior; el resto está por debajo de los índices comunes. (50% de policías locales necesita sicólogo: SNSP, El Universal, miércoles 09 de abril de 2008)

En cuanto al nivel de escolaridad el secretario del SNSP afirmó que “tenemos una policía de secundaria, una policía con nivel educativo básico”: 42.58% secundaria completa; sin escolaridad poco menos de uno por ciento; secundaria incompleta 3.99%; primaria incompleta 3.24%; primaria completa 10.71%; en los niveles altos, licenciatura completa 7.82%; carrera técnica completa 5.42%; bachillerato incompleto 5.43%; bachillerato completo 13.73%. (Sólo 26% de los mandos policiacos estatales y municipales alcanza un coeficiente medio, La Jornada, miércoles 09 de abril de 2008)

En el DF,  las personas que enfrentan a un policía en la ciudad tienen cerca del 50% de probabilidad de ser víctimas de abusos físicos y psicológicos, de acuerdo con el estudio de Irregularidades, Abusos de Poder y Maltratos en el Distrito Federal 2006, realizado por la Asociación Civil Fundar. (Sobresalen policías del DF…pero en abusos, Reforma, martes 26 de febrero de 2008)

Es decir, en términos globales encontramos en la policía una casa con serios problemas por resolver. Debido a que el modelo de policía de proximidad exige un contacto más estrecho con la ciudadanía, deben resolverse las irregularidades detectadas para ganar la legitimidad de la decisión tomada.

La ciudadanía en general está acostumbrada a una presencia policial mínima, como lo indica la comparación trimestral realizada por México Unido Contra la Delincuencia (MUD-Consulta Mitofsky: Percepción ciudadana sobre la seguridad en México). Esto no significa que la policía deje de proponer alternativas para mejorar la seguridad ciudadana. Antes bien, que las propuestas sean realistas y estén fundamentadas en información fidedigna para que los ciudadanos las apoyen.


Comenta esta nota

Deja un comentario