Desconoce el GDF cuántos metros se afectarán en Tarango por la supervía

Publicado el 30 agosto, 2010


El proyecto de la supervía poniente respetará el decreto que declara área de valor ambiental la zona de Tarango, por lo que la vía de cuota será “elevada”, aseguro Héctor Hernández Llamas, subsecretario de Coordinación Metropolitana y Enlace Gubernamental de la administración capitalina.

Sin embargo, la postura del funcionario es contraria a la que en su momento fijó el titular de la Secretaría de Obras y Servicios, Fernando Aboitiz Saro, quien en su momento indicó que el proyecto consiste en una vialidad superficial.

Al informar a los vecinos de la conclusión del proceso de liquidación de predios expropiados de la zona de Tarango, Hernández Llamas “afirmó que se respetará el decreto”, sin precisar el número de metros que se afectará. Indicó que serán “veintitantos mil, que es la parte de aquí –bosque de Tarango– a su entrada de conexión en la barranca de Las Águilas”.

Reconció que aún no se cuenta con el proyecto ejecutivo, a pesar de que la obra arrancó oficialmente el 2 de agosto pasado. “Todavía lo estamos afinando, y reduciendo lo que sería la vialidad como tal”, expuso.

Ante el desconocimiento de la afectación de suelo ambiental, vecinos manifestaron que deben quedar claras las definiciones de la obra, “porque luego nos salen con hechos consumados y ya nada se puede hacer”.

Ricardo Arzola, vecino, pidió al funcionario precisar el nivel de elevación de la obra, “no vayan a ser sólo unos centímetros y eso no garantiza nada”. El servidor público respondió que aún se está viendo la definición e interpretación de “elevada”.

Hernández Llamas informó que el miércoles próximo el Gobierno del Distrito Federal concluirá el proceso de indemnización de predios expropiados y que en la página web de la Secretaría de Medio Ambiente se exhibirá el programa de manejo de Tarango. En ella se podrán hacer críticas, recomendaciones, opiniones y sugerencias para el cuidado de la zona.

El funcionario se presentó con dos de los propietarios de Tarango, con quienes, dijo, se alcanzaron buenos acuerdos, aunque no precisó el monto de la indemnización que recibieron. Manifestó que lo acompañaban organizaciones ambientalistas, pero sólo estuvo con Manuel Ontiveros, a quien los vecinos de la zona reclamaron por su desconocimiento del área verde que se perderá.

Hernández Llamas también presentó a la “bióloga” Paulina Gómez como representante de la empresa Controladora Vía Rápida Poetas; sin embargo, la enviada de la concesionaria aclaró posteriormente que es maestra en planeación y su trabajo es mitigar el impacto que ocasionará la obra vial.

Durante la reunión, en la que predominó el tema ambiental, no hubo representantes de la Secretaría de Medio Ambiente local, situación que el funcionario consideró una omisión de la dependencia a cargo de Martha Delgado.

La Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) informó, por otra parte, que tiene una investigación abierta sobre las actuaciones públicas y privadas relacionadas con la construcción de la supervía, para evitar daños a las áreas naturales protegidas y de valor ambiental, así como para verificar que se cumplan las condiciones a que está obligada la empresa; atender las siete denuncias ciudadanas presentadas y “suspenderla” en caso de incumplimiento.

Fuente: La Jornada

Comenta esto

Deja un comentario