“Desespera” la alerta a industria turística

Publicado el 5 mayo, 2009
 
05 de Mayo de 2009
 
“Desespera” la alerta a industria turística
 
Reforma

Taxistas de las bases de hoteles como el JW Marriott, Presidente Intercontinental y W; bell boys, camareras, meseros y empleados de servicios en general, están desesperados por el desplome en los ingresos de la industria turística a consecuencia del virus de la Influenza H1N1.

Viven de lo poco que ahorraron.

Los taxistas duermen o leen el periódico en el interior de sus autos; los bell boys miran hacia las calles poco transitadas y comentan con sus compañeros la situación, esperando que llegue algún turista.

“Estamos viviendo de los ahorritos que logramos hacer en Semana Santa, porque ahorita no hay nada de trabajo; yo regularmente saco unos 300 pesos al día, y llevó desde el martes pasado sacando entre 80 y 100 pesos; creo que fue una medida muy exagerada cerrar restaurantes”, dijo en entrevista un Leonel, bell boy del JW Marriott Polanco.

Antonio González, mejor conocido como “El Gallo” entre sus compañeros de la base de taxis del Hotel W, en Polanco, dijo que en un día normal realiza de 6 a 7 servicios, pero desde el jueves pasado y hasta ayer lunes sólo lleva 2 clientes.

Esta base de taxis, que atiende a huéspedes de los hoteles JW Marriott y del W, tiene por lo regular entre 20 y 30 automóviles esperando clientes; este lunes sólo tenía 2 autos esperando.

Adriana Flores, empleada de limpieza del hotel Presidente Intercontinental, en Polanco, afirmó que las autoridades del hotel están mandando al personal a sus casas a descansar sin goce de sueldo, o bien, les pidieron tomar sus vacaciones.

“Yo no venía desde el jueves pasado, estamos descansando tres días y viniendo uno; sólo está viniendo un empleado por área, casi no hay huéspedes, y a las chicas camaristas las están poniendo a hacer otras cosas”, explicó.

Con niveles de ocupación menores al 15 por ciento, según cifras de la Secretaria de Turismo, y ante un panorama incierto, los trabajadores de la industria turística consideran difícil que tengan algún ingreso en los siguientes 15 días.

“Casi toda la semana pasada estuvo movida la semana, pero porque estuvimos llevando a los turistas al aeropuerto y centrales camioneras, pero desde el viernes no hay nada”, dijo Raúl, conductor de un taxi turístico que da servicio a las afueras del hotel Presidente Intercontinental, en Polanco.

 

Comenta esta nota

  1. Jorge Montejano

    Pienso que esta situación de alarma -mayoritariamente urbana- es una llamada de atención para corregir el rumbo de las economías (local y nacional). A pesar de obtener grandes recursos (mal distribuidos en su mayoría y repatriados a los lugares de origen de la inversión) por el sector turismo (el tercer ingreso a nivel nacional después de las remesas y el petróleo), queda evidenciada la fragilidad del sector ante circunstancias de incertidumbre.
    Es cierto que vivimos en un mundo donde los servicios cuentan con mayor proporción en el PIB, pero es necesario reactivar los mecanismos que hagan del mercado interno, el principal productor de riqueza del país y reducir la dependencia del exterior a un nivel complementario. vía el incentivar la innovación en los sectores productivos y especialmente en el de la generación de energías limpias, en aras de frenar / revertir la tendencia de pérdida de competitividad regional.

    Respuesta

Deja un comentario