“Devoran” carteleras árboles

Publicado el 11 junio, 2010


Además de los ciudadanos, los árboles también son víctimas de los anuncios publicitarios, pues para darle visibilidad a los espectaculares, los ejemplares llegan a sufrir podas y mutilaciones.


Estas acciones han sido denunciadas por ciudadanos, sin que esa práctica haya cesado.


Actualmente existen 40 denuncias en la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales de la Procuraduría capitalina -que involucran a 12 empresas- y otras 32 ante la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT), pero hasta el momento nadie ha sido sancionado.


En un recorrido realizado por Cuauhtémoc, Periférico Sur, Insurgentes y Patriotismo, se observó cómo las copas de los árboles siguen siendo cortadas frente a los anuncios.


Tal es el caso de los árboles que se encuentra en Periférico Sur, a la altura de Perisur; en la esquina de Ángel Urraza e Insurgentes; o en Avenida Cuauhtémoc, casi esquina con Diagonal San Antonio, en donde los árboles se encuentran totalmente secos y otros sin follaje.


“Tengo cinco años interponiendo denuncias, llevando inventarios de los árboles mutilados, intentando que las autoridades hagan algo para que las empresas dejen de lastimar y matar a los árboles, pero nunca ha pasado nada”, expresó Daniel Gershenson, presidente de la asociación ambientalista Alarbo.


De acuerdo con la Fiscalía, las vialidades más afectadas por la tala irregular son Circuito Interior, Periférico, Tlalpan, Revolución y Patriotismo, y las Delegaciones que concentran más denuncias en la PAOT son Miguel Hidalgo y Cuauhtémoc.


Samuel Ibarra, titular de la Fiscalía, reconoció que es difícil que se pueda proceder en contra de alguien por la mutilación de árboles, porque se necesita detener a las personas en flagrancia.


Además, en la Fiscalía sólo existen 7 policías que se encargan de atender las más de 260 averiguaciones previas radicadas en la dependencia.


De acuerdo con Gershenson, la mayor parte de las podas se cometen en la madrugada por cuadrillas que pasan con motosierras o machetes y que en muchos de los casos dejan a medio colgar las ramas.


Esto es conocido por la PAOT; sin embargo, la subprocuradora, Mónica Alegre, reconoce que lo más que han podido emitir son resoluciones.


“Es muy complicado trabajar con estas denuncias porque como no hay flagrancia cuando uno encuentra el árbol desmochado, no hay manera de comprobar que fue la empresa de anuncios, a pesar de que sea sumamente claro”, expresó.


Alegre e Ibarra vieron como salida al problema alcanzar acuerdos con los anunciantes para que puedan tener licencia de las Delegaciones y se les pueda dar capacitación para que hagan podas reglamentadas.


En contraste con esta situación de impunidad, una persona que en su domicilio tala un árbol, puede ser acreedora a una sanción de hasta 5 años de prisión.

Fuente: Reforma

Comenta esta nota

Deja un comentario