“Gasolinazos”, fuente de recursos

Publicado el 6 enero, 2012


A fuerza de gasolinazos, la Secretaría de Hacienda federal podrá proveer a los estados y el Distrito Federal de recursos que compensen los que dejarán de captarse en 2012 con la desaparición de la Tenencia Vehicular, asegura un estudio de la Cámara de Diputados.

Con parte de los incrementos mensuales a las gasolinas y diesel se asegurarán 38 mil 500 millones de pesos, que serán destinados a las entida-des, y cuya eventual falta “generaría problemas serios de liquidez en cada una de las administraciones locales y del Distrito Federal”, detalla el análisis a la evolución de las alzas a los petrolíferos.

El documento que se elabora para informar a los diputados federales de la marcha de la política de aumentos mensuales a los precios de gasolinas y diesel, refiere que 40% de cada incremento a los carburantes se realiza con base en autorizaciones dictadas por la Cámara Baja en el Presupuesto de Egresos.

El resto del componente de los aumentos de precios ocurre en el ámbito de decisiones del gobierno federal, que busca igualar las cotizaciones en la frontera norte y disminuir los subsidios a estos productos, que impactan las finanzas públicas, la política financiera federal y que se revierten en beneficio de los sectores de mayores ingresos.

La revisión de los aumentos arroja una disminución del consumo de gasolina Premium y aumentos de la Magna, lo que repercute negativamente en el medio ambiente, ya que se inhibe el consumo de la gasolina de mejor calidad.

El Análisis de los precios y subsidios a las gasolinas y el diesel en México, 2007-2011, de la dirección de Servicios de Investigación y Análisis de la Cámara de Diputados, plantea que mientras la Hacienda federal aumenta la recaudación de Impuestos Especiales Sobre Producción y Servicios, “se está generando un impacto ambiental adverso, porque la población está optando por sustituir el consumo de la gasolina menos contaminante por la que más daño le hace a la calidad del aire”.

La gasolina Magna, entre enero y diciembre del año pasado, aumentó 97 centavos por litro y su precio fue 13.98% más caro en Estados Unidos, respecto del mercado en México. Mientras que el litro de Premium incrementó su costo 49 centavos durante 2011 y fue 14.45% más caro en las gasolineras estadounidenses. En el mismo sentido, en el lado mexicano el diesel, que subió en el año 97 centavos, por lo que se cotizó 35.58% en el país del norte.

Para diciembre de 2012, el litro de Premium, con la política de aumentos actual, alcanzará el precio de 11.08 pesos; el de Magna, 10.70 pesos, y el de diesel, 11.06 pesos, detalla el informe de la Cáma-ra de Diputados al reportar que estos incrementos rebasan el valor de la mejora anual en el salario mínimo.

Fuente: El Universal

Comenta esta nota

Deja un comentario