Turismo religioso, nicho poco explotado

Publicado el 7 febrero, 2012


Cada año, al Distrito Federal acuden alrededor de 50 millones de personas para visitar los principales núcleos religiosos, sin embargo, sólo 25% paga hospedaje, lo que constituye una veta que aún no ha sido explotada y en la que ya se comienza a fraguar un modelo más intenso de comercialización, refirió Felipe Carreón Castillo, director general de Servicios Turísticos del Gobierno del Distrito Federal.

Entrevistado por El Economista, detalló que actualmente la derrama económica que dejan atrás estos peregrinos-turistas es moderada, comparada con otras ramas del turismo.

De acuerdo con un estudio de mercado realizado por el Gobierno del Distrito Federal, cada peregrino que se hospeda en la ciudad gasta alrededor de 600 pesos durante toda su estadía, por lo que se calcula una derrama de 7,500 millones de pesos al año, considerando que sólo 12.5 millones de personas, de los 50 millones que visitan santuarios en la capital del país, entran en este esquema; la cifra no incluye los gastos de alimentación y transporte de los otros 37 millones de personas que sólo permanecen un día en la capital del país o bien pernoctan en la calle.

El funcionario explicó que el poder adquisitivo de la mayoría de estos turistas, que llegan a la capital movidos más por un acto de fe que con fines de leasure, es bajo.

VAN RUTAS TURÍSTICAS

En el DF, la Basílica de Guadalupe resulta el principal punto de atracción, ya que recibe cada año más de 10 millones de visitantes; le siguen la zona centro, donde se encuentra la Catedral Metropolitana y la Iglesia de San Hipólito; la Catedral de Coyoacán, y en su momento el Cerro de la Estrella en Iztapalapa.

Carreón Castillo comparte que ya se prepara el establecimiento de rutas turísticas que integren, junto con estos núcleos religiosos, gran parte de las iglesias, templos y exconventos; las rutas se promocionarán entre los feligreses y turistas que acudan a la capital para hacer de su visita una experiencia mucho más integral. El objetivo es que esta estrategia y ofertas económicas de hospedaje aumenten al menos una noche la estadía de los feligreses en el DF.

El turismo religioso en la capital resulta especialmente complejo de contabilizar en solitario, explicó, ya que éste se empalma en gran medida con el turismo cultural; además, la gran densidad de museos y lugares sacros para visitar hacen difícil determinar el rumbo y los lugares que un turista religioso visita y los montos que eroga.

CONFORMAN PRIMERA RUTA NACIONAL

De acuerdo con el secretario de Desarrollo Turístico de Guanajuato, Sergio Rodríguez Herrera, desde la Secretaría de Turismo federal se trabaja en un proyecto que articularía a varias entidades del país en lo que sería la primera ruta religiosa del país, por lo que espera que el proyecto se estructure en el 2012 y empiece a operar en el 2013.

“Estamos trabajando en conjunto con un proyecto de la Secretaría de Turismo federal, con el que quieren conformar la primera ruta religiosa o espiritual que nace en la Ciudad de México, con la Basílica de Guadalupe y sigue por Querétaro, a un lugar que se llama Soriano, estamos tratando de incursionar con Atotonilco y con Cristo Rey en esta ruta, que estaría terminando en San Juan de Los Lagos, Jalisco”, explicó.

Fuente: El Economista

Comenta esto

Deja un comentario