Nuevas estrategias fiscales

  • Compartidos
 en Columnas invitadas, Finanzas

Enrique Quintana es economista egresado de la UNAM, se ha dedicado al periodismo y al análisis económico desde 1984. Hoy compartimos su columna publicada  en El Financiero.


El presidente López Obrador señaló que durante los primeros tres años de su mandato no habría alzas en las tasas impositivas ni se crearían nuevos impuestos.

Ante ese ofrecimiento, diversas corrientes dentro del Congreso o incluso al interior del gobierno están buscando opciones para buscar una mayor generación de recursos, pues han percibido que la llamada “pobreza franciscana” que ha planteado AMLO más que aplicarse al Estado, se traduciría en un aumento de esa condición… pero para el grueso de la población.

Las reducciones del gasto en áreas como la salud ya están creando problemas severos en hospitales y clínicas.

Durante los primeros dos meses del año, el gasto en salud del sector público federal cayó en 13.6 por ciento en términos reales, lo que significa que se dejaron de desembolsar aproximadamente 4 mil millones de pesos cada mes.

Pero los ajustes se han dado en otros temas sensibles. Por ejemplo, en asuntos de orden y seguridad interior, la caída real fue de 31 por ciento en los primeros dos meses del año y en educación de 12 por ciento.

Es la percepción del deterioro de la capacidad financiera del Estado lo que está llevando a buscar opciones, incluso sin modificar las tasas federales.

Ayer, el subsecretario Arturo Herrera señaló que se está trabajando en el tema de los impuestos a las transacciones virtuales o a toda la economía digital, lo cual podría generar una cantidad nada despreciable de recursos adicionales, debido a la relevancia que ha adquirido esta economía en todas sus facetas, sin modificar tasas ni crear nuevos impuestos, sino solamente aplicando los que existen.

Pero, en su participación en el Foro sobre la Reforma de las Haciendas Públicas que organizó la Cámara de Diputados, también se refirió al necesario incremento de la recaudación local.

Por ejemplo, uno de los temas que necesariamente estará en la agenda es el de la tenencia.

Incluso, no se desecha la posibilidad de regresar al esquema que en algún momento fue un impuesto federal, pero cien por ciento participable.

Por razones electorales, diversas entidades fueron eliminando la tenencia y por lo mismo, demandando más recursos del gobierno federal.

Por cierto, Herrera aclaró que es un mito el que dice que la tenencia fue un impuesto diseñado para apoyar la organización de los Juegos Olímpicos, pues existía desde antes de que a México le fuera concedida la sede.

El otro de los temas relevantes entre posibles modificaciones fiscales es el relativo al impuesto predial, en donde México capta 0.3 por ciento del PIB, cuando otras naciones recuperan seis veces más.

Una de las posibilidades a explorar es la posibilidad de establecer esquemas en los cuales los municipios tengan la posibilidad de “contratar” al estado para administrar la recaudación del predial, pagando una comisión.

Al final de cuentas, en la discusión que ayer se detonó en la Cámara de Diputados, surgió como preocupación el convencer al presidente López Obrador que no puede seguir el camino hacia la “pobreza franciscana”, con más recortes, sino que será necesario hacer una revisión de diversos aspectos fiscales desde este mismo año, sin esperar hasta el 2021.

¿Podrán persuadirlo?


Publicaciones recomendadas

Comentarios

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.