Osteoporosis: cómo detectarla a antes de que sea muy tarde

  • Compartidos
 en Salud

Osteoporosis: cómo detectarla a antes de que sea muy tarde

La osteoporosis es una enfermedad ósea, que puede producir fracturas de cadera y de vértebras. En casos extremos, esta enfermedad puede producir que se quiebren huesos hasta por sólo toser.

Esta enfermedad en palabras comunes es cuando la regeneración de huesos nuevos es más lenta que la eliminación de los huesos viejos.

Muchas personas creen que este padecimiento es solo es una enfermedad que debilita los huesos y sucede en la vejez, y no hacen nada para prevenirla. Y la realidad es que todos estamos expuestos a sufrirla aún siendo jóvenes.

Osteoporosis: peligros

La osteoporosis puede no presentar ningún síntoma, por lo que se la llama “enfermedad silenciosa”. En general, termina detectándose a la primer fractura. Pero lo ideal es poder evitar las mismas con los cuidados adecuados, siempre teniendo un diagnóstico temprano.

Afecta principalmente a mujeres blancas después de la menopausia. Esto se debe a los cambios en el metabolismo del hueso durante esta etapa y que las mujeres viven casi un tercio de su vida después de haber dejado de menstruar.

Lee también Mitos sobre el ejercicio y la vida saludable que debes dejar de creer

Las mujeres que tienen menopausia precoz tienen más posibilidad de contraer osteoporosis, por lo que deben revisarse continuamente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el 75% de todas las fracturas de cadera que se producen en los países en desarrollo en los  están causados por esta enfermedad. 

Síntomas de la osteoporosis

osteoporosis

Como se menciona anteriormente, esta enfermedad casi no presenta síntomas tempranamente, y los que presenta pueden ser confundidos con otras cosas.

Pero los más comunes que pueden llegar a surgir son: 

  • Dolor en la espalda o en la cadera, dolores en las articulaciones.
  • El dolor aumenta después de cualquier actividad física o después de pasar algún tiempo en una misma posición.
  • El dolor desaparece o disminuye después del descanso.
  • Una postura encorvada.
  • Pérdida de altura.
  • Trastorno del caminar.
Con información de BioGuía


Publicaciones recomendadas