Pasos para dar de alta en el IMSS a una trabajadora del hogar 

imss trabajadoras domésticas

Como sabes, después de varios años de lucha por parte de organizaciones en pro de los derechos de las trabajadoras del hogar, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) reconoció sus derechos a la seguridad social. Por ello, este abril los patrones podrán inscribir al IMSS a la trabajadora del hogar que emplean.

Los documentos que se necesitan para el alta en el IMSS son:

  1. Comprobante de domicilio. Original y copia
  2. Identificación oficial vigente. Original y copia
  3. Copia certificada del Acta de Nacimiento. Original y copia
  4. Clave Única de Registro de Población (CURP)*. Original y copia
  5. Cuestionario médico proporcionado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Original y copia
  6. Comprobante de pago. Original y copia
  7. Datos del solicitante o representante legal

Además de la asistencia médica, la trabajadora del hogar tendrá el derecho a atención hospitalaria, medicamentos, incapacidades, pensión por invalidez y vida, fondo para el retiro, velatorios y guarderías.

Este trámite lo tiene que hacer la persona física, es decir, el patrón. Existen dos formas, en línea o acudir a la ventanilla de la subdelegación correspondiente. La duración del seguro es por un año y podrán hacer uso a partir del primer día del mes siguiente de su ingreso. No es necesario que la empleado asista.

No podrás inscribirse al IMSS

IMSS empleadas domésticas
Imagen de Cultura Colectiva News

El patrón no podrá inscribir al Seguro Social a la trabajadora del hogar si ésta presenta alguna enfermedad preexistente. Antes de que digan que, quizá, esta medida es discriminatoria, la realidad es que esta regla del IMSS es para todas las personas, ya que si quieres inscribir a tus padres, por ejemplo, y ya están enfermos no podrás hacerlo.

Las enfermedades son tales como: tumores malignos; complicaciones tardías de la diabetes mellitus; enfermedades por atesoramiento, crónicas del hígado; insuficiencia renal crónica; insuficiencia cardíaca; enfermedad pulmonar obstructiva crónica con insuficiencia respiratoria.

Además de adicciones como alcoholismo y otras toxicomanías; trastornos mentales como psicosis y demencias; enfermedades congénitas y síndrome de inmunodeficiencia adquirida o Virus de Inmunodeficiencia Adquirida Humana positivo (VIH).