Pérdida de industrialización y sus consecuencias en la ciudad

  • Compartidos
 en Definiciones Corrupción, Metrópoli hoy y mañana, Movilidad

La Zona Metropolitana del Valle de México presenta una caída en su participación al Producto Interno Bruto del país, una mayor tasa de desempleo abierto respecto a la nacional y un reestructuración económica, esto es un cambio de una economía basada en la industria a otra fundada en el sector terciario, con consecuencias económicas lamentables, como la precariedad laboral, la informalidad y el agravamiento de la desigualdad y exclusión de amplios sectores de la población.

Para Emilio Pradilla Cobos, el Distrito Federal vive un proceso de desindustrialización, acentuado en las últimas décadas, que ha provocado la pérdida de su dinamismo económico y un crecimiento en el desempleo de la ciudad incluso superior al  nacional.

Este proceso “ha orillado a que cerca de la mitad de la población económicamente activa (PEA) se ubique en la economía informal, sobre todo en el sector terciario, que son el comercio y los servicios”.

Debido a las recesiones de 1982, 1986, 1995, 2001 y 2009, la competencia desigual en el Tratado de Libre Comercio, los altos precios del suelo, mayores salarios, más sindicalización, problemas urbanos y restricciones ambientales, competencias con otros usos del suelo y el fomento del comercio y los servicios, la participación de la ciudad en el total de la industria nacional cayó 16.9%, señala Pradilla.

En el Foro Económico Ciudad de México 2010, Pradilla destacó que otro efecto de esta “política” instrumentada desde los setenta es que la capital del país dejó de ser el motor del crecimiento industrial y económico nacional, con lo que su participación en el PIB nacional disminuyó 7.21%, entre 1970 y 2006.

En cuanto a la tasa de desempleo abierto, Pradilla  aseveró que desde 1993 en el DF ha sido mayor que la nacional. “Sólo la industria de la construcción muestra signos de crecimiento, aunque mínimos, con empleo temporal, poco calificado y bajos salarios”.

A la par de la desindustrialización, la economía del Distrito Federal está transitando hacia el predominio del sector terciario. Para Jaime Sobrino (El Colegio de México), la disminución de la importancia del sector secundario en el DF y el Valle de México en general, está modificando el perfil económico de la región centro en su conjunto.

Sin embargo, de acuerdo con Pradilla, “la terciarización del Distrito Federal [y en general de la ZMVM y de la Región Centro del país] ha sido polarizada, pues los servicios especializados al productor no forman un sector suficientemente amplio, con capacidad para impulsar el crecimiento económico de la ciudad, lo cual ha derivado en la conversión de las zonas industriales en áreas de vivienda inaccesibles para la mayoría de la población o centros comerciales, que suman 200, llevándose entre las patas al pequeño comercio”.

Con la pérdida de industria, la metrópoli se ve contrarrestada en productividad, seguridad social y competitividad. La razón es que en gran medida los “productos” del sector terciario no son exportables, como sí lo eran aquellos elaborados en las industrias. Pradilla es contundente: el obrero no puede seguir la relocalización del capital, por esto es menester impulsar la industrialización de la ZMVM.

En este sentido, Pradilla propone que dicha industrialización – que debe ser vista como un proceso – requiere una política económica coordinada a nivel metropolitano y, de ser posible, cada vez más en relación con la región centro. También se pronunció por proteger la industria existente actualmente, así como reindustrializar con industrias limpias. Por último, planteó no promover la transformación de las zonas industriales al mercado inmobiliario, sino revitalizarlas y /o regenerarlas para la industria.

Adolfo Sánchez Almanza y Jaime Sobrino coincidieron en el planteamiento global de Pradilla. Adolfo comentó sobre la necesidad de conseguir la soberanía plena del DF, la formulación de proyectos estratégicos con un enfoque ambiental, la implementación de políticas públicas integrales, así como un mayor impulso a la participación ciudadana en la definición de la política económica.


Publicaciones recomendadas

Comentarios