Personajes de la Independencia: Xavier Mina

Publicado el 25 agosto, 2010

(1789-1817)


Imagen realizada por Benjamín Orozco L.

Nativo de Otano, en Navarra, España, inició estudios de abogado en Pamplona que abandonó para luchar contra la invasión francesa, en 1808. De ideas liberales, tuvo que emigrar de España, primero a Francia y luego a Inglaterra.

En este país se relacionó con el padre Servando Teresa de Mier y otros partidarios de la independencia mexicana. Convencido de que para luchar contra el absolutismo, que personificaba Fernando VII, podía hacerlo en España o América, se embarcó para ese continente en mayo de 1816, para luchar por la Independencia de la Nueva España.
Estuvo en Estados Unidos y preparó su expedición con varios buques; estuvo brevemente en Haití; después marchó a Nueva Orleáns y el 15 de abril de 1817 desembarcó en Soto la Marina en la desembocadura del río Santander, en Tamaulipas. Llegó con tres buques: el “Cleopatra”, el “Neptuno” y el “Congreso Mexicano”. Se internó al país con poco más de 300 hombres. Entró en la villa de Horcasitas y tomó 700 caballos que estaban destinados a los realistas, con lo que montó toda su tropa. Se destacaron fuerzas para combatirlo y el 8 de junio de 1817 derrotó en Valle del Maíz al capitán Villaseñor.

El 14 de junio llegó a la hacienda de Peotillos, en camino a San Luis Potosí. El día 15, en una batalla que duró tres horas, con sus 300 soldados, derrotó a Armiñán, que contaba con 2 mil hombres. Aunque el triunfo fue completo, Mina perdió la quinta parte de su ejército. En toda la ruta se mostró respetuoso de los no combatientes. El 24 de junio entró al Fuerte del Sombrero, posesión insurgente; el 28 derrotó al realista Ordóñez en el campo de Arrastradera, donde quedó muerto el jefe realista.
 
El 7 de julio cayó sobre la hacienda del Jaral, que estaba fortificada. En ella tomó un millón 400 mil pesos y víveres. Volvió al Fuerte del Sombrero, donde se dio cuenta de las disensiones que había entre los insurgentes. Siguió su marcha al interior. Atacó la ciudad de León, donde fue rechazado.
 
El mariscal Liñán, que había llegado de España, marchó sobre el fuerte del Sombrero, donde se encontraban Mina y Pedro Moreno; llevaba 2 mil 500 hombres y 14 cañones. Los realistas fueron rechazados en el asalto del 4 de agosto, con grandes pérdidas. El día 7 trató de salir Mina para introducir víveres, sin lograrlo.
 
Salió al día siguiente por la noche y marchó al fuerte de los Remedios, donde preparó un convoy; fue atacado por el jefe Rafols, no lejos de Silao. Liñán, tras varios ataques, logró apoderarse del fuerte del Sombrero el 20 de agosto; después de demoler las fortificaciones, fusiló a los 200 prisioneros, incluyendo a los heridos.
 
Mina se encontraba con Pedro Moreno en Los Remedios, donde siguió combatiendo. Liñán puso sitio al lugar con 6 mil hombres y artillería abundante. Mina logró salir con un grupo de compañeros y pudo reunirse con Ortiz en la Tlachiquera; marcharon sobre la hacienda del Bizcocho, que ocuparon tras breve combate. Después se dirigió sobre San Luis de la Paz, que logró tomar a viva fuerza. Nuevamente marchó a Los Remedios, pero se desprendió una sección de mil hombres para combatirlo, mandados por el coronel Orrantia.
 
Mina trató de distraer a los realistas al marchar sobre Guanajuato, pero Torres se opuso al movimiento. Xavier Mina fue derrotado en la hacienda de la Caja; después se dirigió a Jaujilla. El 26 de octubre se quedó a descansar en el rancho del Venadito. Orrantia, que lo perseguía, lo hizo prisionero el 27.

Aprisionado con grilletes se le llevó ante Liñán, quien ordenó su fusilamiento frente al fuerte de los Remedios. Sus restos se encuentran en la Columna de la Independencia de la ciudad de México. Mina tenía, al morir, veintinueve años de edad; era de gallarda presencia, y poseía el arte de ganar el afecto de los soldados.
 
En Nueva España tomó el título de “General del Ejército Auxiliador de la República Mexicana”. Llegó cuando la Guerra de Independencia estaba en su último periodo; sin recibir los auxilios que le habían prometido; visto con desconfianza por los insurgentes, luchó contra todos los recursos de un gobierno establecido. Mina todavía penetró, por medio de sus triunfos, hasta el corazón del país; puso en el mayor cuidado al virrey, y su expedición forma un episodio corto, pero de los más brillantes de la Guerra de Independencia.
 
Fuente: Diccionario Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México
Cortesía de Editorial Porrúa Hermanos, S.A. de C.V.

Fuente: Bicentenario de la Independencia GDF.


Comenta esta nota