Polvo del Popo llegó a 4 delegaciones del DF

Publicado el 4 mayo, 2012

Tecómitl es la comunidad del Distrito Federal más cercana al Popocatépetl, a tan solo 45 kilómetros, por lo que fue la más afectada por la lluvia de ceniza de las últimas horas.

Desde1997 no llegaba hasta Milpa Alta, Tláhuac, Xochimilco e Iztapalapa la ceniza del coloso.

“En cuanto nos dimos cuenta tuvimos que cerrar las piletas, cubrir mejor los contenedores de agua y barrer el polvo que cayó en los techos”, narra Guadalupe Flores, de Iztapalapa.

Antes de llegar a Tecómitl, Milpa Alta, un joven despachador de una gasolinera comentaba casi a manera de reclamo que ya se había cansado de limpiar tantos parabrisas desde la tarde del miércoles del polvillo grisáceo emanado del volcán.

Desde temprano, ayer un grupo de brigadistas de la Cruz Roja empezó con la repartición de cubrebocas en las escuelas del centro de esta delegación y advertían a los pequeños estudiantes que era dañino respirar la ceniza.

Al parecer ninguno de los infantes les creyó, pero sus mamás sí y ellas les empezaron a colocar las protecciones a sus pequeños.

El delegado de Milpa Alta, Francisco García, recibió en su oficina llamadas de Armando Quintero y de otros funcionarios del gobierno del DF para saber cuál es la situación en las poblaciones de la montaña, considerada una de las más afectadas.

“Sabemos que la ceniza nutre la tierra. Nuestra comunidad eminentemente se dedica a la siembra, así que a la población no le desagrada tanto”, comentó García.

Desde temprano empezaron a llegar al Gimnasio Tecómitl camionetas de la delegación Milpa Alta repletas de colchonetas, cobijas y camastros para habilitar un albergue con capacidad para 400 personas.

Según las autoridades delegacionales, el refugio no sería para los habitantes, sino para ofrecer ayuda a los pobladores mexiquenses de Amecameca, Valle de Chalco y Ecatzingo.

En la Unidad Habitacional Vicente Guerrero de la delegación Iztapalapa también padecieron la caída de ceniza. Josefina Agustín indicó que los autos quedaron cubiertos. “No nos queda de otra: a lavar los coches”, bromeó la mujer.

En la delegación Xochimilco fue la comunidad de San Gregorio donde los habitantes se quejaron más por el polvo gris que emanó del Popocatépetl.

Los brigadistas de la Cruz Roja repartieron cubrebocas en delegaciones del oriente y en comunidades mexiquenses cercanas.

El Universal


Comenta esta nota