Suscribirme

Precisan multas vs escandalosos

Sin categoría
junio 8, 2012


Una forma de contaminación ambiental es la del ruido urbano, producido por automotores, fábricas, aeroplanos y sonideros tanto sabatinos y diarios como lo son las personas que venden discos en los mercados.

La definición básica de “ruido” a nivel ambiental, es: todo sonido no deseado por el receptor actúa a través del órgano del oído sobre los sistemas nerviosos central y autónomo.

Cuando el estímulo sobrepasa determinados límites, se produce sordera y efectos patológicos en ambos sistemas, tanto instantáneos como diferidos.

Asimismo, el ruido produce malestar y dificulta o impide la atención, la comunicación, la concentración, el descanso y el sueño.

A partir de una reforma a la Ley de Cultura Cívica, que ya entró en vigor, el gobierno del Distrito Federal busca atacar esta problemática de contaminación auditiva mediante multas o bien arrestos.

En la Ciudad de México se sancionará con multas que van desde los 10 a los 40 días de salario mínimo o con arrestos de 13 a 24 horas a las personas que con su ruido atenten a la tranquilidad o pongan en riesgo la salud de las personas.

Así lo indica la reforma al Artículo 24 de la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal que ya ha sido publicada en la Gaceta Oficial, y que indica que se busca contribuir “a generar un ambiente libre de contaminación auditiva”.

Con esta reforma, se dan atribuciones a la Secretaría de Medio Ambiente para realizar campañas informativas y de orientación en torno a las emisiones de ruido, vibraciones, energía térmica, lumínica, gases, olores, entre otros.

El órgano oficial del GDF también establece como obligaciones de los ciudadanos denunciar los actos que infraccionen esta ley.

Actualmente la norma ambiental NADF-005-AMBT-2006 regula el ruido, sonidos que se colocan por arriba de los 65 decibeles en horario diurno y al rebasar los 62 en la noche.

En el DF, inspectores de la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial recorren en bici, cada jueves y viernes, a partir de las 21:00 horas, para detectar bares y restaurantes donde se rebasen los 62 decibeles.

Cabe recordar, por último, que el artículo 346 del Código Penal establece que el ruido proveniente de fuentes fijas o móviles es considerado como delito penal, con una multa de dos a seis años de prisión y de mil a cinco mil días de multa.

Ciudadanos en red/Metrópoli 2025
@ciudadanosenred

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones