Suscribirme

Puentes peatonales: ¿sirven al peatón o al automovilista?

febrero 21, 2011

La transformación de las ciudades depende principalmente de pequeñas buenas ideas y de atención al detalle. Un puente peatonal, incluso con elevadores como el de Augusto Rodin en su cruce con Eje 6 Sur, Tintoreto, difícilmente lo es. Tal vez por eso el uso del puente está bastante lejos de cumplir su misión de servir a la comunicación, integración y seguridad de la población más vulnerable.

Algunas muestras: los elevadores no funcionaron en el momento de solicitarlos. Las puertas de los mismos ya lucen horrendas pintas, actos vandálicos que se supone no sucederían. Caminar por su interior puede resultar desagradable en virtud de que, gracias a la cubierta, se queda el olor que el negocio de tacos cercano expide de sus chimeneas. La accesibilidad por Tintoreto Sur, esto es frente a la parte baja del negocio de tacos, requiere astucia y un enorme sentido del equilibrio para quien va en silla de ruedas, amen que el elevador no funciona. Justamente en esta parte, que consiste en una extensión de la banqueta – y en este sentido, la cancelación de la circulación vehicular – entre la puerta del elevador y la guarnición no existe una distancia adecuada ni protección que impida que quien va en silla de ruedas no sufra un percance.

El puente en cuestión consiste en una estructura de acero y concreto, de 31 metros de longitud, tres metros de ancho y diez metros de altura, con cubiertas plásticas. Lo más importante de este puente es que cuenta con elevadores eléctricos en cada extremo, por lo que está pensado para ser utilizado por personas con capacidades diferentes, personas que se desplazan en silla de ruedas, muletas o algún bastón, así como para invidentes, ya que cuenta con una guía en el piso. La inversión fue de seis millones de pesos, el puente también cuenta con capacidad suficiente para desahogar el tráfico de peatones en momentos críticos, como los eventos en la Plaza de Toros México y el Estadio Azul.

Una de las consecuencias negativas de construir infraestructura vial para incrementar la velocidad de los autos es impedir la comunicación entre vecinos. Esto se dio cuando se construyó el distribuidor vial San Antonio. Por tanto, entre las colonias Ciudad de los Deportes y Noche Buena específicamente en la calle Augusto Rodin en su cruce con Eje 6 Sur, Tintoreto, un puente peatonal se pensó sería la solución adecuada para resolver el problema de accesibilidad que tiene la zona, así como interconectar los parques Hundido y José Clemente Orozco.

Teniendo como antecedentes que en México el 8% de la población tiene más de 60 años de edad y que la delegación Benito Juárez es una de las comunidades con mayor concentración de adultos mayores (16% de toda la población de la demarcación), durante el gobierno de Germán de la Garza se licitó, construyó e inauguró el puente peatonal que terminó con el rezago -de por lo menos 6 años-, y con la reiterada demanda vecinal, de edificar obras públicas en beneficio de los más desfavorecidos en el uso y disfrute del espacio urbano.

Cuando se inauguró el puente, en marzo de 2009, la entonces jefatura delegacional contundentemente aseveró que la mayoría de los puentes peatonales en el DF no tienen rampas y son de escaleras, acción que discrimina a las personas con discapacidad. Por tanto, en otros puentes peatonales que se van a construir en la Benito Juárez, incluso se contempló meter escaleras eléctricas. Así que el puente peatonal con elevadores representaba, apenas, un proyecto peatonal pensado en la población de edad avanzada.

A partir de la construcción del segundo piso del Periférico, y desde que opera prácticamente se hacía intransitable su cruce, y cada fin de semana, de alto riesgo para los peatones asistentes a las corridas de la Plaza México y al Estadio Azul. La jefatura decidió emprender esta obra pública el 31 de julio del año 2008, para beneficiar directamente a una población cercana a los 30 mil residentes, además de todas aquellas personas que asisten regularmente al Estadio Azul y Plaza de Toros México.

El entonces delegado declaró estar “muy contento y satisfecho, pues es una obra pública para los habitantes, donde no se privilegia a los automovilistas, y si en cambio no interrumpe la vialidad deseada”. Pero un puente peatonal quizás es más una obra pública para el automóvil en virtud que manda al aire a los peatones para que no entorpezcan su flujo.

Etiquetas: ,

0 Visitas

SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones