¿Qué significa ser provinciano? ¿Es despectivo?

  • Compartidos
 en Movilidad

La palabra “provinciano”, es motivo de debate: unos dicen que se usa para designar una forma de ser, otros más que sólo sirve para indicar el origen de la persona. La realidad es que “provinciano” es la forma correcta de llamar a las personas que son de otro estado. De acuerdo con la Real Academia Española  (RAE) se define provincia como:

Demarcación territorial administrativa de las varias en que se organizan algunos de los Estados o instituciones.

Entonces, el provinciano o provinciana es un adjetivo que significa: natural o habitante de una provincia, en contraposición al de la capital. Sin embargo, puede llegar tener la connotación peyorativa, cuando se leen los demás significados que la RAE le otorga.

Adj. Excesivamente apegado a la mentalidad o a las costumbres de su provincia.

Adj. Poco elegante o refinado.

Respecto al uso de la frase: “es del  interior de la República”, ¿cómo? ¿la CDMX no está dentro de la República Mexicana? Esa frase está mal empleada  y José G. Moreno de Alba, en Minucias del lenguaje lo explica así:

Sobre el término interior para aludir a todo lo que no es la capital, basta señalar la obvia impropiedad de su empleo, pues interior, como señalan los diccionarios, significa algo ‘que está en la parte de adentro’, ‘que está muy adentro’. Si lo anterior es cierto, resulta que la ciudad capital, México, es geográficamente interior, y no lo son tanto otras como Veracruz o Acapulco.

Imagen de CDMX

A qué se enfrentan en la CDMX

¿Vives en la Ciudad de México pero no eres oriundo de aquí?  ¿A qué situaciones te has enfrenado? SDP Noticias hizo un pequeño listado de algunas situaciones que descolocan a los recién llegados a este monstruo de cemento:

1. –Me da un elote de vaso–

–¡Son esquites joven! ¿Le pongo chile del que pica o que no pica?

–Emmm mmmmmmm, del que pica poquito–

2. Los platillos delicatesen de la CDMX: ¿Guajolo… qué? ¿Tacos sudados, de quién o por quién? Y qué tal cuando nos ofrecen “pancito” refiriéndose al pan.

3.¿A poco a todas horas venden tacos al pastor aquí? En mi ciudad sólo en las noches–

4. El colmo de los colmos y el eterno pleito entre oriundos y foráneos: “Quesadilla sin queso”.

Quizá estas situaciones sean graciosas y en el lenguaje cotidiano causen sólo gracia. Sin embargo, lo que no se le puede negar a un recién llegado es la amabilidad. Cuando una personas que no conoce la Ciudad de México te solicita ayuda para llegar a un destino, muestra educación y tiéndele la mano.


Recent Posts

Comentarios

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.