Suscribirme

Quejas más comunes entre habitantes de condominios

septiembre 21, 2010

Uno de cada dos capitalinos vive en condominio; ya sea en departamentos en edificios, unidades habitacionales, condominios horizontales, tipo duplex y triplex. Desafortunadamente, ruido, basura, mascotas, apropiación de áreas de uso común, insultante convivencia, peleas, difamaciones, calumnias, morosidad, inseguridad, temor, son adjetivos que retratan fielmente la calidad de vida y el tipo de convivencia que cientos de miles de habitantes del DF viven cotidianamente como condóminos. A continuación, una pequeña muestra de las quejas expresadas en un Foro convocado por ciudadanosenred:

“Tengo una vecina que es inconsciente, ya que todos los días en un horario de 11:00 y hasta las 17:00 – en el mejor de los casos si no es que hasta las 20:00 – tiene su estereo a todo lo que da. Las casas de esta unidad son chiquitas y absorben muy poco el sonido, y se le ha pedido de favor que le baje, pero le vale; tengo bebes y tienen derecho a vivir en su casa en armonía pero es imposible, nos está afectando a nosotros los adultos a nivel auditivo, imagínense cómo es para los bebés”.

“En lo personal el habitar en un conjunto habitacional no me ha dejado buenas experiencias principalmente por la negligencia de los mismos condóminos que aprovechan lo que muchos pagamos por agua y energía eléctrica y ellos simplemente ocupan los servicios y se niegan a pagar cualquier tipo de cuota de mantenimiento; abusan de lugares para visitantes ocupándolos diariamente, metiendo vehículos de carga, incluso traileres; no cierran puertas ocasionando que acceda cualquier vendedor o delincuente – y como dice algún panelista – no hay respeto al generar ruido, sin el menor cuidado; algunos son defraudadores que simplemente han adquirido deudas con el fin de no pagar”.

La nula convivencia en no pocas ocasiones deriva en conflictos entre condóminos. Los condóminos cumplidos, sin embargo, no cuentan con instrumentos para “castigar” las conductas negativas de condóminos morosos que impunemente pueden seguir comportándose de una manera negativa para la convivencia vecinal pacífica. Hay ciudadanos que consideran que medidas sencillas como campañas informativas podrían servir de paliativo ante dicha situación. “Creo que deberían hacer campañas informativas y juntas vecinales, para que los ciudadanos negativos, sucios y abusivos se informen y tomen conciencia; sin estas medidas todo será letra muerta”. El problema es que llevar a los condóminos “negativos, sucios y abusivos” a las juntas es un pendiente de la normatividad en materia condominal.

Desde abril de 2009 se hablaba de una “nueva” ley condominal para el DF. El entonces presidente de la Comisión de Vivienda de la ALDF explicó que dicha legislación tendría como fin dar respuesta a la demanda ciudadana de dotar de orden a las unidades habitacionales para su mantenimiento y conservación pues en muchos casos son el patrimonio total de una familia. Actualmente, en teoría, se discute en la ALDF una reforma a la ley condominal; incluso la semana pasada se celebró un foro precisamente para obtener propuestas de fortalecimiento de la normatividad, en cuanto a las facultades de Prosoc, de los administradores y las sanciones. Sin embargo, un ciudadano escéptico declara : “Espero que con las modificaciones se den las facultades apropiadas a las autoridades encargadas de sancionar porque a veces nuestras leyes no se apegan a la realidad de nuestro sistema”.

Hay quienes le auguran éxito a las reformas, siempre y cuando “[las autoridades] tomaran en cuenta que deben de proveer los servicios de luz en las calles (o corredores) así como de vigilancia y/o seguridad. Si no lo hacen y buscan el pretexto de que es propiedad privada, las unidades habitacionales seguirán siendo cotos de poder de personas agresivas o que se valen de la fuerza para hacer lo que quieren, inclusive convierten el espacio en ‘tierra de nadie’: roban, asaltan, matan y es como si no pasara nada. Si no proporcionan estos servicios con esa excusa, convierten a las unidades habitacionales en ciudadanos de tercera o de cuarta, ya que la iluminación y seguridad sí la proporcionan en Santa Fe, Lomas de Chapultepec o en colonias como Doctores, Morelos, etcétera”.

Otros ciudadanos demandan que la nueva legislación se pronuncie respecto a las mascotas: “Que les recuerden [a los condóminos] que son unidades habitacionales no perreras; ojalá y las mascotas pudieran hablar. Si nosotros en nuestro departamento de 40 metros caminamos de lado, y se permite tener perros de razas grandes, tienen que hacer sus necesidades hasta que el amo regrese de trabajar”.

Un ciudadano más nos comenta, con respecto a las sanciones: “Espero que se contemple el embargo inmediato a los que no cumplan con la parte que les corresponde, y se remate el inmueble del afectado inmediatamente; hay muchos que viven de GORRA ya basta”.

Respecto al registro de los administradores, un habitante de Tlatelolco asevera: “Espero que no burocraticen tanto el registro de las administraciones, de por si complicadas para organizar las asambleas con el consenso vecinal; tener que enfrentarse al insensible aparato burocrático e incompetente de la Prosoc” ya es demasiado.

Es así como los ciudadanos sopesan los beneficios para mejorar su calidad de vida al vivir en régimen condominal. Lo más importante para ellos es “que se adecue la ley condominal pero también es muy necesario que consideren las propuestas de los condóminos y no sólo pretendan que, desde el escritorio, estas modificaciones sean acordes a las verdaderas necesidades. Así que esperamos nos inviten a proponer y debatir las reformas a la misma, con el objeto de obtener una ley apegada a las verdaderas necesidades, y no a las ocurrencias de los diputados de la Asamblea”.

Etiquetas: , ,

0 Visitas
`

SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones