Cómo reconocer y combatir la fatiga al volante

  • Compartidos
 en Movilidad

El cansancio generado por la falta de descanso y de sueño, los embotellamientos, el calor excesivo o la deshidratación, entre otros factores, están detrás del 30% de los accidentes de tráfico, por encima de otras causas como el estado de las carreteras o las condiciones meteorológicas adversas. El principal problema del cansancio es que se trata de un enemigo silencioso. De hecho, la mayoría de los conductores no identifica sus síntomas.

¡Entérate! Precios de los trámites para auto, en 2018 

Entre las 4 y 6 horas de conducción, el tiempo necesario para calcular las distancias y las velocidades aumenta en un 63%, el tiempo de reacción aumenta un 86%, y se reduce a un 60% la atención selectiva y la capacidad de procesar información relevante para la conducción.

La falta de hábitos como descansar cada dos horas, hacer estiramientos y tomar líquidos (sin alcohol) incrementa entre un 10% y un 14% el riesgo de sufrir un accidente.

Al cabo de 17 horas despierto y en actividad, los reflejos disminuyen tanto como si tuviéramos 0.5 gramos de alcohol en sangre, por ello la necesidad de descanso es importante y vital después de largos periodos de conducción.

Factores que producen cansancio al manejar: 

  • La falta de sueño
  • La ausencia de descanso durante los trayectos largos
  • Las comidas copiosas y pesadas
  • La deshidratación
  • El consumo de alcohol
  • La ropa inadecuada
  • El excesivo calor y luz de las horas centrales del día

Reconoce la aparición de la fatiga si…

  • Sientes necesidad de moverte y cambiar de postura constantemente mientras conduces
  • Tienes sensación de brazos y pies dormidos
  • No paras de tocarte la cara o el cuello
  • Sientes malestar y cansancio general
  • Tienes tensión en el cuello
  • Te pican los ojos y parpadeas de forma constante
  • Tienes zumbido de oídos
  • Te “pesa” la cabeza
  • Comienzas a sentir somnolencia, bostezas y te estiras con frecuencia
  • Te equivocas al cambiar las velocidades
  • Te cuesta concentrarte en el camino y realizas maniobras casi inconscientes

¿Cómo evitarlo?

  • Antes de emprender un viaje largo, duerme lo suficiente.
  • Procura no viajar en los momentos del día en los que el nivel de vigilancia es menor, esto es, entre las 2 y las 5 de la madrugada y entre la 1 y las 4 de la tarde.
  • Evita las horas más calurosas del día para viajar, sobre todo si tu vehículo no dispone de aire acondicionado.
  • Si tomas medicamentos, comprueba si afectan a la conducción.
  • Cada dos horas, o cada 150 ó 200 kilómetros, realiza paradas de entre 10 y 15 minutos. Para que el descanso sea efectivo, cuando salgas del auto, camina, muévete y realiza algún ejercicio.
  • Refréscate la cara con agua fría.
  • Evita las comidas copiosas y pesadas.
  • Bebe agua en abundancia para que la deshidratación no cause fatiga muscular y somnolencia.
  • Nunca pruebes el alcohol si vas a conducir.
  • Ten a la mano algún caramelo o chicle para tomar cada cierto tiempo.
  • Lleva siempre lentes de sol.

Publicaciones recomendadas