Reprueban estudiantes mexicanos en civismo

  • Compartidos
 en Corrupción

Estudiantes de segundo grado de secundaria indicaron que optarían por realizar protestas sociales violentando la ley.

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) presentó los resultados del Estudio Internacional de Educación Cívica y Ciudadana (ICCS, 2016), aplicado a jóvenes que cursan el segundo grado de secundaria y en él, a pesar de que se afirma hubo una mejoría con respecto a la evaluación previa, el rendimiento sigue siendo reprobatorio.

De acuerdo a lo indicado por el INEE, la prueba que se realizó en abril del año pasado a un grupo de 5,526 estudiantes, 1,918 docentes y 213 directores, indicó que si bien ha habido avances significativos en el tema de la formación cívica, los niveles de desempeño se encuentran muy por debajo de la media internacional.

En la presentación de los resultados, el titular de la Unidad de Evaluación del Sistema Educativo Nacional del INEE, Jorge Hernández Uralde destacó que algunos de las conclusiones que mayor preocupación generan, son las relacionadas con la postura de los jóvenes en cuanto a la protesta social.

Hernández Uralde sostuvo que la prueba permitió entender que los estudiantes tienen mayor proclividad que el promedio de los adolescentes de los otros países participantes, a protestar violentando la ley.

El estudio arrojó que el 41 por ciento de los consultados, pintaría paredes como señal de protesta, mientras que el 34 por ciento organizaría una manifestación bloqueando el tráfico y tomaría edificios públicos, lo cual contesta con los jóvenes de otros países, pues sólo un 18 por ciento de ellos actuaría de esa forma.

Asimismo, reveló que los adolescentes afirmaron que las figuras que menor grado de confianza les genera, son los partidos políticos, los cuales incluso son superados por las redes sociales.

De la misma forma, el estudio realizado en 2016 ubicó a los estudiantes mexicanos en el lugar 19 de la tabla, lo cual significa que no conocen los conceptos específicos de instituciones, sistemas y ciudadanía.

Sobre lo anterior, Hernández dijo que “hay una intención de participar en la vida pública del país, pero la formación académica de los jóvenes es deficiente e implica que no hay una comprensión cabal de lo que significa respetar la ley, de lo que significan las instituciones políticas del país”.

Además, los resultados permitieron identificar que los alumnos consideran que la escuela es un sitio hostil, debido a que los indicadores de ello como los apodos ofensivos, las burlas y ataques físicos, presentan una frecuencia superior a la media de otros países.

Debido al bajo rendimiento, el titular de la unidad especial del INNE pidió atender desde la escuela aquellos aspectos de la ciudadanía que no se están logrando y que sea la escuela la que se convierta en una especie de “microsociedad” que forme en los valores propios de la ciudadanía y de la democracia y que construya condiciones de convivencia armónica y prevenga la violencia.

Fuente: SDP Noticias

Publicaciones recomendadas