¡Adiós al conejo teporingo!, confirman su extinción en el Nevado de Toluca

  • Compartidos
 en Medio Ambiente

El conejo teporingo en el Nevado de Toluca está extinto, así lo confirmó el Centro de Investigación en Ciencias Biológicas Aplicadas de la Universidad Autónoma del Estado de México.

En su última investigación de 2017, confirma la ausencia de esta especie en el bosque del Xinantécatl.

 

Los comuneros, ambientalistas y gobierno concuerdan en que la pérdida del conejo es señal de que la zona forestal va a la baja. Las actividades agropecuarias y la expansión de la zona urbana, son las principales amenazas a la fauna del lugar.

Imagen de: Pueblos México

La investigación de la universidad mexiquense señala que todo es una cadena. Las especies que se alimentan del teporingo, como el coyote y el lince, también están en la lista de especies en riesgo.

La advertencia

Desde hace años se advirtió que esta especie estaba seriamente amenazada. No se tomaron las medidas necesarias, aunque sí existieron esfuerzos.

Los especialistas tenían un plan ambicioso para esta especie. Esto quedó asentado en el libro publicado en 1994, “El Conejo Zacatuche, tan lejos de Dios y tan cerca de la Ciudad de México”.

De acuerdo con Gerardo Ceballos, académico de la UNAM indicó que desde 2003, prácticamente el teporingo está extinto, ya que solo se pudo avistar un ejemplar.

Imagen de: El Universal

La investigación sobre el conejo teporingo

Octavio Monroy encabezó la investigación durante seis meses en el Nevado de Toluca. Cerca de 2 mil sitios se analizaron y  se eligieron seis, donde  había señales de presencia de teporingos.

“Colocamos cámaras trampa, ya que cuando un organismo pasa frente a éstas tiene sensores de temperatura. El movimiento las activan; sin embargo, después de haber monitoreado por seis meses no se obtuvo evidencia fotográfica del teporingo

Monroy  mencionó que, al no haber evidencia, se pude concluir que no existe teporingos en el Nevado de Toluca.  La extinción del teporingo sería indicador de un suceso más grave, refirió la bióloga Esther Quintero, de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.

Con información: Milenio 


Publicaciones recomendadas