¿Eres freelance? te dejamos una guía para pagar impuestos

  • Compartidos

Si eres freelance, debes pagar impuestos… y saber cómo

Ser freelance es un esquema de trabajo que ha crecido en los últimos años en nuestro país. Como se sabe, algunas de las grandes ventajas que tienen este tipo de trabajadores es la flexibilidad de horarios, ser su propio jefe, mayores ingresos, tener el control absoluto de su negocio y no pagar impuestos; sin embargo, este último apartado no es del todo correcto. Especialistas indican que, de no hacerlo, dependiendo de sus ganancias, les puede atraer sanciones tanto económicas como de tipo penal.

Según la última la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) la tasa de ocupación en el sector informal 1, que se refiere a la proporción de la población ocupada en unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa, representó 27% al segundo trimestre del año.

Para profundizar en el tema, José Manuel Velderrain, contador del despacho Velderrain Sáenz y Asociados, le explica a todos esos trabajadores independientes qué es lo que deben considerar y cómo pagar impuestos al fisco para evitar posibles multas que afecten sus finanzas significativamente.

Como primer paso, explicó que existen dos regímenes en los cuales los trabajadores independientes se pueden dar de alta. El primero es el tradicional, es decir, el de servicios profesionales. El segundo es el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) en el que también se puede ser freelance siempre y cuando no obtenga más de 2 millones de pesos en ingreso al año, no sea socio de ninguna persona moral y por los servicios que preste no se requiera tener una cédula profesional.

“Por ejemplo, un médico no podría inscribirse al RIF, ya que los servicios que otorga requieren que muestre su cédula profesional. Pero por ejemplo, un periodista o un diseñador, pueden prestar sus servicios sin requerir necesariamente a una cédula profesional”, refirió el contador.

Por su parte, Marco García, representante de Enconta, empresa de contabilidad integral especializada en personas físicas y mipymes explica que los retos de los freelance son muchos, el principal es la competencia, ya que se debe realizar esfuerzos importantes para conseguir clientes y mantenerlos.

El segundo sería el poco o nulo conocimiento que algunos trabajadores tienen sobre temas contables y sobre todo impuestos.

“Hacer la declaración de impuestos en tiempo y forma no sólo facilita la vida del freelance, también le otorga más oportunidades de contratación, ya que cada vez es más común que los posibles clientes soliciten la opinión del cumplimiento de las obligaciones fiscales a sus proveedores”, reconoció García.

Para poner su situación en orden, es necesario que los trabajadores independientes analicen en qué régimen van a tributar. Una vez definido, tienen que ir al Servicio de Administración Tributaria (SAT) para darse de alta en el régimen indicado. Después, es necesario sacar la firma electrónica avanzada, de esta forma podrá tramitar sus facturas y expedirlas.

Como últimos pasos, refiere José Manuel Velderrain, es necesario darse de alta en el Seguro Social. El siguiente paso es abrir la cuenta bancaria y empezar con el negocio.

Qué obligaciones tendrás

En el régimen normal, de servicios profesionales, las obligaciones mensuales a las que tendrá que hacer frente un trabajador independiente es el pago del Impuesto Sobre la Renta, el pago mensual del Impuesto al Valor Agregado, la Declaración Informativa de Operaciones con Terceros mensual y el envío de la contabilidad electrónica mensual.

“Pero adicionalmente, si tiene empleados, se amplía a otras obligaciones. Asimismo de las obligaciones mensuales, están las anuales. Presentar declaración anual en el mes de abril de cada año. Presentar la declaración informativa y adicionalmente, la declaración de riesgo de trabajo ante el seguro social”, especificó el contador.

Asimismo, recordó que pagar impuestos es una obligación para todos, es decir, no por ser freelance no está obligado a darse de alta en el SAT. “Si no lo hace, dependiendo de sus ganancias, se le pueden imponer sanciones tanto económicas como de tipo penal”.

Es necesario un contador

Por otro lado, indicó la importancia de contar con un especialista que los guíe en temas fiscales; hoy en día existe asesoría desde diferentes plataformas que agilizan los tiempos y siempre se encuentra el modelo tradicional, es decir, acudir a alguna oficina de un contador para que le ayude a poner en orden su situación.

“Sí, les puede ayudar precisamente para llevarles todo este tema. Es mejor que un especialista los ayude”, aseguró.

Publicaciones recomendadas