SIETE MITOS SOBRE EL HIMNO NACIONAL MEXICANO

  • Compartidos
 en Sin categoría
boletín finsemaneando

SIETE MITOS SOBRE EL HIMNO NACIONAL MEXICANO*
Guadalupe Jiménez Codinach

1.-Algunos comentaristas han dicho que el Himno Nacional es bélico, que exalta la guerra; que es un himno de peleoneros, un pleito de barrio.

Alguno observó que “es una oda a la guerra que nada tiene que ver con la tradición pacifista de Mexico”.(1)
Si leemos el coro y las diez estrofas del Himno Nacional, encontraremos que no es una exaltación a la guerra, aunque se refiera al combate, a batallas y lides. La contienda, la guerra, la invasión extranjera y las luchas civiles habían acompañado a la historia de México desde 1810. El himno expresa, en realidad, un deseo de paz y concordia. El director de la Biblioteca Nacional de México, Vicente Quirarte, poeta y literato , nos recuerda que “es un canto contra los invasores que de manera impune invadieron el territorio mexicano y un llamado a la fraternidad entre los mexicanos”.(2) También señala cómo el himno “hunde sus raíces en tres décadas casi ininterrumpidas de guerras civiles e invasiones y es emblema, no de un partido o un gobierno, sino de una nación” (3)

2.-Otros han afirmado que nuestro Himno Nacional fue hecho por extranjeros, y que “de himno nacional sólo tiene el nombre; que en sus diferentes versiones, extranjeros son los que intervinieron en su letra o en su música”. (4)
Estas afirmaciones resultan sorprendentes, si se recuerda que el autor de la letra, Francisco González Bocanegra, no era extranjero. Este poeta nació en San Luis Potosí, su madre era originaria de un poblado de Zacatecas y hermana de un ex presidente de la República, José María Bocanegra.

3.-También se ha dicho que  los derechos de autor del Himno Nacional pertenecen a Estados Unidos.
“Hoy en este día está claro -afirmó un editorialista- que los derechos comerciales del Himno Nacional están en poder de la Compañía RCA Victor”. Una periodista preguntaba “¿cómo podría cantarlo, si la patria se me ha ido de las manos? ¿Si nuestro himno esta registrado en los derechos de autor de Estados Unidos?” (5)

Al leer la convocatoria oficial de 1853 podemos observar que quien convocó al concurso para seleccionar un himno mexicano fue el oficial mayor del Ministerio de Fomento, Miguel Lerdo de Tejada. En 1854 no había registro de derechos de autor en México, pero era obvio que las composiciones literarias y musicales enviadas al certamen se convertirían en propiedad del Estado mexicano. Si alguien registró el Himno Nacional Mexicano como propio en algún país, ello no le otorga derecho alguno.

4.-El Himno Nacional, dicen, respondió a la adulación profesada hacia el general Antonio López de Santa Anna, por lo que es producto de un gobierno conservador.
En realidad, el oficial mayor del Ministerio de Fomento, Miguel Lerdo de Tejada, era un reconocido liberal, más radical que otros e inspirador de las Leyes de Reforma de 1859 y de la política de Benito Juárez. La letra de Bocanegra no es una “loa al dictador”, pero sí nació en el momento en el que se conmemoraba el XXV aniversario del triunfo sobre el general español Isidro Barradas, un 11 de septiembre de 1829, batalla en la que uno de los generales victoriosos fue Santa Anna. A ese hecho se refiere la cuarta estrofa.

5.- Otros críticos dijeron que el himno ya no tiene vigencia, pues carece de valores para la época actual.
Y aseguraron que se requiere de un himno más moderno. Incluso una conocida intelectual declaró: “Ninguna estrofa es vigente porque ahora debería convocarse a la productividad, al pago de impuestos, a trabajar mejor”.
Ahora bien, si leemos con cuidado la letra del himno, observaremos que propone valores perennes: la paz como destino de nuestra patria; su defensa y la de su territorio, en caso de ser profanados por algún enemigo; la generosidad y el valor ante el contrario; el fin de las discordias entre hermanos y del derramamiento de sangre; la unión, la libertad, la soberanía, la dignidad; la generosidad para la patria, el honor, la gloria y la inmortalidad para el que se sacrifica por ella.

6.-Según un editorialista, los avatares del concurso de 1853-1854 reflejaron “la improvisación y la falta de organización que ha caracterizado la vida pública de nuestro país, desde siempre”.(6)
Esta apreciación no refleja lo sucedido en aquella época: no hubo improvisación ni falta de organización en el certamen; se contó con jueces reconocidos por su talento y trayectoria, tanto en el jurado poético como en el musical. José Bernardo Couto, José Joaquín Pesado y Manuel Carpio, distinguidos intelectuales, eligieron la letra premiada; José Antonio Gómez, Tomás León y Agustín Balderas, destacados músicos, eli­gieron la partitura.

7.-Numerosos críticos propusieron cambiar la letra del himno para darle un sentido más moderno.
Sin embargo, crear un nuevo himno sería tan absurdo como pretender cambiar de padre, madre, o de abuelos, porque ya no son modernos.
Nadie en sus cinco sentidos le cantará al pago de impuestos o a la globalización. El himno de 1854 fue aceptado por el pueblo mexicano, que lo hizo su expresión de fraternidad y de identidad. Mutilarlo o cambiarlo por otro seria un gesto de inmadurez, que reflejaría el que no aceptamos lo que somos como producto de nuestra historia.

Notas
(1) Radio Monitor, Detrás de la Noticia y Reforma, jueves 16 de septiembre de 2004.
(2) Vicente Quirarte en Reforma, miércoles 15 de septiembre de 2004.
(3) Vicente Quirarte, “Un maestro de historia llamado Himno Nacional”, en El Himno Nacional Mexicano, México: Secretaria de Gobernación, 2004. pp. 15-43
(4) Javier Hurtado en Reforma, jueves 16 de septiembre de 2004.
(5) Aline Petterson en La Jornada, miércoles 15 de septiembre de 2004
(6) José Antonio Crespo en El Universal, miércoles 15 de septiembre de 2004.

 

*La Guía del Himno Nacional, Artes de México, 2005

Tú, ¿qué opinas?


Recent Posts