Suscribirme
Sin categoría
TABACALERA

TABACALERA

boletín finsemaneando

TABACALERA

Límites: al norte, Puente de Alvarado; al oriente y sur, Paseo de la Reforma y Antonio Caso; al oriente, Rosales y Bucareli; al poniente, la Av. de los Insurgentes.

 
Su nombre lo debe a que en su jurisdicción estuvo por muchos años la Compañía Tabacalera Mexicana que ocupó el Palacio de Buenavista, inmueble catalogado oficialmente como monumento, y que se le conoce con otros nombres: Casa de la Herradura, Casa de Pinillos o sencillamente Buenavista.

El palacio se ubica en terrenos de la antigua Hacienda de San Francisco de Borja, propiedad del Colegio de San Andrés, de los jesuitas. Cuando en 1782 el gobierno virreinal remató ésa y otras propiedades de dichos religiosos, la finca fue adquirida por Manuel Rodríguez de Pinillos, Conde de Selva Nevada, quien al morir, legó a su viuda. Heredera de ésta fue su primogénita María Josefa Rodríguez de Pinillos y Gómez, quien casó con José Gutiérrez del Rivero. Esta última levantó una mansión palaciega en terrenos de la hacienda cuya construcción estuvo a cargo de Manuel Tolsá. La propiedad pasó a manos del hijo del matrimonio pero, por no ser el primogénito y como el titulo de Condesa de Selva Nevada pasaba a la hija mayor, la madre adquirió para él un condado con el titulo de Buenavista, nombre que -se dice- ya llevaba la plaza frente a la que se encontraba la mansión.

El condado de Buenavista, que no hay que confundir con el marquesado de Buenavista, fue de corta duración por la prematura muerte del joven Pinillos. A principios de 1840 la casa estuvo arrendada al Conde de Regla, quien a ella llevó varios animales raros y objetos curiosos que conservaba en su cercana Hacienda de la Teja, con los que había formado un pequeño museo.

A la muerte del conde, sus hijos dejaron la casa, que después pasó a ser residencia veraniega del Gral. Antonio López de Santa Anna. Tuvo otros dueños y luego llegó a manos de la Nación.

En 1865, cuando el mariscal Bazaine contrajo matrimonio con Josefa Peña y Azcárate, Maximiliano cedió a ésta el entonces Palacio de Buenavista, como ya era llamado, bajo la reserva de que si Bazaine volvía a Europa “o si por cualquier otro motivo no quería conservarlo para la mariscala”, la Nación volvería a hacerse de la propiedad, como así ocurrió al triunfo de Juárez.

Años después, Josefa Peña y Azcárate Vda. de Bazaine reclamó la propiedad, perdiendo el juicio legal pues el inmueble se le había otorgado condicionalmente, siempre y cuando no abandonara el país, como sucedió; terminó sus días recluida en una casa de salud de Tlalpan. Falleció en 1900, a la edad de 62 años.

Poco más tarde, el gobierno liberal cedió a José Rincón Gallardo el palacio en pago de deudas contraídas, quien después lo vendió a Francisco Iturbe. Este, a su vez, lo pasó a otras manos.

La Tabacalera Mexicana, fábrica de cigarrillos, inició así sus operaciones en 1899. A partir de 1934, las oficinas de la Lotería Nacional de la Beneficencia Pública se instalaron en el palacio hasta que se trasladaron a su local frente a la Av. Juárez.

Más tarde se restauró el edificio para albergar el Museo de San Carlos. La Colonia Tabacalera fue temporalmente llamada Colonia Revolución. Recobró su nombre en 1987 por acuerdo de la Comisión de Nomenclatura del Departamento del Distrito Federal.

 

Tú, ¿qué opinas?

0 Visitas

SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones