¿Te cuesta trabajo escribir? Sigue estos consejos y será más fácil el proceso

  • Compartidos
 en Educación

Antes que ponerse enfrente de la computadora y comenzar a tirar líneas tratando de escribir un texto, lo mejor es hacer un trabajo mental previo considerando ciertos detalles.

Si te cuesta trabajo escribir es porque no tienes las ideas claras. Así, lo primero es saber exactamente de qué tema se va hablar, a qué público va destinado y el formato, ya que no es lo mismo hacer una reseña que un análisis técnico o un documento legal.

De esta manera, se define el tema y las características que deberá contener el texto. Pero puede ser que aún contando con estos elementos, te cuesta trabajo escribir y probablemente es porque no tienes suficiente información al respecto.

Lo siguiente, pues, es investigar sobre ese tema definido. Hay que conseguir datos, cifras y elementos que le den validez y soporte al texto. Tienen que ser de fuentes confiables y reconocidas en la materia; tal vez la opinión de un analista famosos, algún estudio científico o reportajes periodísticos.

Ya que se cuentan con estos datos, hay que hacer un ejercicio mental para visualizar cómo se ordenarían esos datos en el texto y luego crear la estructura, es decir, determinar lo que llevará la introducción, el cuerpo de texto y el cierre o conclusiones. Algunos expertos le llaman a esto “bosquejar el texto”.

“El proceso de bosquejar es simplemente crear una estructura para tu artículo”, dice el sitio Entrepreneur.

Y puede ser que a pesar de todo, aún te cuesta trabajo escribir. Es normal, pero no desesperes. Ahora lo que tienes que hacer es revisar nuevamente los datos y la información disponible, esto puede ir despertando ideas en tu mente para comenzar a abordar el texto.

Al principio  será complicado y lento, pero recuerda que esto también es cuestión de mucha práctica; por lo que es posible que los primeros textos no tengan la calidad que uno se imaginaba, pero siempre hay tiempo para corregirlos.

Con esto llegamos al final del proceso, que es la edición final; es decir, hacer modificaciones a las cosas que no estén bien escritas o que hayan quedado poco claras. Después de esto descansa un poco y regresa al texto para hacerle una última revisión, nada más para comprobar que todo está correcto.

Fuente: elsemanario.com

Recent Posts