Torres de microalgas: una alternativa para purificar el aire 

  • Compartidos
 en Medio Ambiente

Las torres de microalgas son uno de los inventos con gran impacto ambiental. Se trata de un sistema que purifica el aire de los agentes contaminantes atmosféricos y puede favorecer a diversas ciudades para mejorar la calidad del aire.

En realidad, ¿cómo funciona?

El proyecto está a cargo del mexicano Carlos Monroy Sampieri, el cual lleva por nombre Biourban. De acuerdo con el joven, el sistema trabaja a través de la fotosíntesis, “las algas transforman el dióxido de carbono en oxigeno y expulsan la biomasa”; ésta se puede utilizar para la fabricación de biocombustible y composta.

Un filtro lo tiras y contamina, y en este caso, las microalgas son algo que ya existe y está en el medio del ambiente. Eso nos sirve para hacer productos sin contaminación, destacó Monroy.

Las torres funcionan con organismos vivos, por lo que su uso no tiene repercusiones ambientales, además de que no genera basura. Incluso, algunas torres pueden generar la misma cantidad de oxígeno que 400 árboles.

Torres en acción

Las torres de microalgas es que son autosustentables y tienen sensores encargados de monitorear la calidad el aire. Actualmente, existe una torre afuera del Complejo Cultural Universitario, Puebla, debido a que el joven emprendedor estableció un convenio con el gobierno estatal.

Podría ser una respuesta eficiente para reducir las concentraciones de contaminantes en diversos puntos del país, como la Ciudad de México. Cabe recordar que la jefa de la ciudad, Claudia Sheinbaum reportó que en los últimos seis años no hubo reducción.

Venía bajando la concentración de ozono, pero en ls últimos seis años ya no, se queda constante. Las partículas tanto PM10 como PM2.5, no sólo no disminuyen, sino que en los últimos años crecieron, detalló Sheinbaum.

Esto se debe a que los gobiernos anteriores dejaron de consultar a los especialistas en el tema. Por ello, es necesario trabajar con los estados y tener avances.

torres de microalgas

Foto: Tecnológico de Monterrey

Con información de Milenio.

 


Publicaciones recomendadas

Comentarios