Suscribirme

Truco para calentar mejor tu comida en el microondas

¿Cuántas veces te ha ocurrido que al calentar un plato con comida, algunas partes han salido frías?

mayo 11, 2017

Calentar cualquier alimento en el microondas es algo muy sencillo, ¿verdad? Metemos el plato, ponemos un par de minutos y ¿listo? ¿Cuántas veces te ha ocurrido que al calentar un plato con comida, algunas partes han salido frías? Es una pérdida de tiempo volver a sacarla, removerla y poner a calentar de nuevo.

No lo niegues, seguro que también te resulta frustrante sacar la comida del electrodoméstico y encontrarte que hay partes que están templadas o frías. Además, se recomienda que una vez recalentado un alimento, no volver a hacerlo de nuevo. No cabe duda que es mucho más rico comer algo recién cocinado, pero el tiempo que tenemos no es siempre que el nos gustaría y la inmediatez es la que manda.

Lo primero será elegir el programa de calentamiento adecuado. Si tienes dudas a la hora de programar el tiempo o la potencia, prueba con valores menores, porque siempre es mejor volver a calentar la comida que comprobar que ha quedado reseca por pasarnos con la intensidad. La mejor opción es cubrir lo que vayamos a calentar con una tapa especial para microondas que tiene unos pequeños orificios para que circule el aire.

Como ya se adivina en esta foto, el truco es muy sencillo. Las ondas de estos electrodomésticos apenas penetran de 2 a 4 cm, por lo que reparte lo que vayas a calentar por la zona exterior del plato (sin ponerlo al límite, no se vaya a salir), dejando un hueco vacío justo en medio. De esta forma las ondas llegarán de manera más uniforme a la comida y podrás comprobar que todo lo que has echado en el plato se ha calentado correctamente. Este truco puede funcionar muy bien con pastas, arroces, o cuando hay mucha comida en el plato, pero te preguntarás cómo hacerlo en el caso de que sea un guiso, o cualquier plato caldoso. Pues bien, aquí está la respuesta: Coloca un plato invertido (boca abajo), dentro del aparato y pon sobre él el alimento que quieras calentar. Sencillo, ¿verdad?

La explicación es muy fácil, el plato que has puesto debajo elevará el otro recipiente en el que se encuentra lo que quieres calentar, dejándolo en el aire y haciendo que les llegue prácticamente el mismo calor por todas las zonas, incluida la de abajo.
Uno de los errores más comunes es meter recipientes grandes que no dejan girar el plato. Al no permitir el movimiento, las ondas no se distribuyen correctamente y no calientan bien la comida.

Fuente: contenido.com.mx

Comentarios


SOMOS CIUDADANOS EN RED

ANÚNCIATE

SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y entérate antes que nadie de las noticias y consejos de Ciudadanos en red

Suscribirme al newsletter

CONTACTO

© Derechos Reservados Ciudadanos en Red

Politicas de privacidad y Términos y Condiciones