Uber en la mira: secuestros e intentos de violación en sus unidades 

  • Compartidos
 en Destacados, Seguridad

La empresa de transporte privado Uber vive en el ojo del huracán por los múltiples casos de secuestros, agresiones, acosos contra mujeres, intentos de violaciones y demás delitos cometidos por sus conductores.

Conductor dispara a pasajera

En febrero pasado, un conductor de un Uber disparó a una pasajera por defenderse y evitar ser violada. El delito ocurrió en Monterrey, cerca de las instalaciones de la empresa WeWork; la mujer de 22 años se dirigía a su trabajo.

La joven se defendió, descendió del vehículo, pero al intentar huir, el conductor le disparó en la pantorrilla. La afectada llegó a la entrada de las oficinas de WeWork y pidió el apoyo de los guardias de seguridad.

La empresa aseguró que estaría al tanto de la situación y como lo ha hecho en repetidas ocasiones, indicó que no han “recibido ningún reporte relacionado a este caso”.

Rechazamos categóricamente cualquier tipo de situación que ponga en riesgo la seguridad de los usuarios registrados en la aplicación, particularmente cualquier tipo de violencia en contra de las mujeres, detalló Uber en un comunicado para México.com.

Días después de los sucedido, se llevaron a cabo investigaciones por parte de la policía y Uber, tras las cuales se determinó que la versión era falsa. “Quedó descartado que sea de Uber [el agresor]. Ella terminó aceptando que no había solicitado ningún vehículo por medio de esa aplicación”, detalló una fuente policial.

Uber

Foto: Sopitas

El secuestro exprés en La Condesa

La polémica bajo la que trabajan la plataforma y sus conductores persiste y parece que no se detendrá. Los casos obligaron a la empresa a actualizar sus términos y condiciones, para así deslindarse de toda responsabilidad ante situaciones en las que usuarias y usuarios tuvieran en riesgo su vida.

Tal es el caso del estudiante de Economía que en 2018 sufrió un secuestro exprés en La Condesa, en la Ciudad de México. El joven recuerda que tras la solicitud de la unidad, el primer chofer canceló, el segundo también, pero el tercer vehículo llegó inmediatamente.

El conductor le ofreció agua; el estudiante recargó su cabeza en la ventana y cerró los ojos. Minutos después, despertó cuando se abrieron las puertas de la unidad: un sujeto estaba en el asiento del copiloto: “¡Ya valiste madres! ¡No hagas ninguna pendejada!”, fueron las frases que se quedaron grabadas en su mente.

Lo golpearon, lo amenazaron, le robaron y minutos después lo dejaron cerca de la estación del Metro Observatorio. Ya en casa, el chico canceló sus tarjetas y contactó a la empresa, la que, según él, a partir de ese momento, lo que ha hecho es desentenderse de la situación y enviar correos electrónicos en donde sólo dan pretextos y no soluciones.

Uber

Foto: Tribuna de la Bahía

¿Uber no garantiza?

Uber no cuenta con unidades de atención específicas para dar servicio a los clientes, ni mucho menos atención directa, señaló México.com. No obstante, La República.net detalló que en Costa Rica se atiende a los clientes de Latinoamérica, por lo que cerca de 500 personas atienden agresiones físicas, asaltos, objetos perdidos, así como incumplimientos que reporten los clientes o socios. de cualquier forma, la empresa no ofrece ningún teléfono al cual comunicarse.

En el punto 5 de sus términos legales, Uber indica que el cliente “acuerda que todo riesgo derivado de su uso de los servicios y cualquier servicio o bien solicitado en relación con aquellos será únicamente suyo, en la máxima medida permitida por la ley aplicable”.

Además de que no será responsables de “la pérdida de datos, la lesión personal o el daño a la propiedad, ni de perjuicios relativos, o en relación con, o de otro modo derivados de cualquier uso de los servicios”.

 

Uber

Foto: Hipertextual

No utilizarlo, ¿la mejor opción?

Hoy en día el uso del transporte privado es muy común, a pesar de no garantizar que las personas llegarán pronto a sus destinos; lo único que pueden ofrecer es evitar la aglomeración de gente tal como ocurre en los demás transportes públicos. El único remedio a dicho mal es dejar de usarlos, verlos como un medio necesario para la movilidad que, si bien ofrecen oportunidades laborales, no ofrecen una garantía; sin embargo, todo está en la decisión que asuman los clientes.

Con información de México.com.


Publicaciones recomendadas

Comentarios

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.