Usuario narra nueva forma de extorsión en el metro de la CDMX; usan a menores de edad

  • Compartidos
 en Destacados

En el metro de la Ciudad de México, la mafia de extorsionadores ahora usan niños para armar una coartada y despojar de sus pertenencias a los usuarios bajo intimidaciones y agresiones, como nueva modalidad.

Un usuario denunció este hecho, por medio de un video en su cuenta de Facebook; Miguel Sánchez, mejor conocido como “Quinceañera de Coyoacán” denunció el modus operandi de los criminales.

[Video íntegro]

Miguel señala que durante su trayecto de Pantitlán a Revolución en el transbordo de la estación Pino Suárez de línea 1 a línea 2, un grupo de cinco niños lo abordaron para pedirle dinero de manera insistente, ante la negativa diez menores más lo rodearon para reforzar su estrategia.

La manera en que se opera es la siguiente:

Mientras unos impiden el paso del usuario, otros incrementan sus gritos para exigir dinero al mismo tiempo que con sus manos comienzan a “basculear” a la víctima.

Al no conseguir su objetivo uno de ellos, el mayor de aproximadamente 7 años, comienza a gritar desesperadamente que el hombre lo golpeó, ante esto los otros menores reaccionan de manera agresiva llamando la atención de los usuarios del Metro.

A la escena salen dos mujeres que les siguen el juego a los menores gritando “¡Ese señor le pegó al niño!”, “¡Sí, yo lo vi. Qué poca madre!”. Otros dos sujetos encaran a su víctima y lo amenazan con golpearlo por meterse con los infantes.
Lo anterior, sucedió en la glorieta de la pirámide del Metro Pino Suárez el pasado lunes 17 de octubre alrededor de las 16:00 horas.

Según palabras del denunciante, esta zona no cuenta con cámaras de seguridad, por lo que la turba lo comenzó a relegar hacia un punto ciego para consumar su intimidación.

Una vez que consiguen aislarlo, se integran dos supuestos oficiales de policía “que sólo traen una chamarra que dice seguridad pública” que al abordar al supuesto agresor le dicen que golpear a un niño amerita remitirlo al reclusorio.

Miguel señala que la turba se incrementa con los “curiosos” que sin saber lo que pasa comienzan a increparlo y graban el hecho con sus celulares, ayudando de manera inconsciente a los extorsionadores.

Poco después los supuestos policías logran apartar al “detenido” y lo tratan de convencer de sacar dinero y celular para “calmar la bronca”, este será repartido entre los niños y los testigos.

Ante esto Miguel pide a sus captores lo lleven a la casta de vigilancia que se encuentra a unos metros del lugar donde lo tienen arrinconado para pedir revisión de las cámaras de seguridad y que las mismas autoridades del Metro lo remitan ante el Ministerio Público.

“El hombre se percata que hay un elemento de la Policía Bancaria e Industrial, encargada de la seguridad de la estación, y pide su apoyo identificándose con su acreditación de prensa.

Al explicarle la situación suscitada por la supuesta agresión, los niños y los testigos desaparecen ‘casualmente’, mientras los supuestos oficiales le dicen a ‘su compañero’ que ‘no están en servicio y ante los gritos de las señoras, prestaron la atención’. En un descuido los ‘uniformados’ emprenden la huida”, narra el usuario.

Durante una entrevista, Miguel Sánchez pidió a la gente que presenció el incidente y lo documentó en sus teléfonos celulares le comparta los videos para identificar a los criminales.

“Ahora me pasó a mí, pero le pudo pasar a cualquiera. Ellos siempre están ahí, es su zona de trabajo, saben dónde están las cosas. Usan a niños de la calle, su aspecto los delata, en verdad a todos los usuarios si ven a cinco niños con estas características y se les acercan, corran”, mencionó.

Miguel pidió apoyo a las autoridades del Metro para realizar operativos dentro sus instalaciones y prevenir que otro usuario sea víctima de estos criminales.

Fuente: Revolución 3.0


Publicaciones recomendadas