Video: Así se vivió la explosión del Popocatépetl 

  • Compartidos
 en Medio Ambiente

La noche del martes se registró una explosión del Popocatépetl, la cual provocó  una columna eruptiva de dos kilómetros de altura y con moderado contenido de ceniza.

Protección Civil de Puebla señaló que el estallido se presentó a las 21:06 horas; además, los fragmentos incandescentes cubrieron las laderas del volcán de lado esa entidad. Lo que sucedió fue la ruptura del domo que generó la expulsión del Popocatépetl y con ello la expulsión de material incandescente del volcán.

 

El estruendo, de acuerdo con varios usuarios de las redes sociales, se escuchó muy fuerte. Incluso, comentaron que las ventanas y puertas se movieron, y las alarmas de los automóviles se prendieron.

Protección Civil de Puebla informó de la caída de partículas volcánicas en la localidad de Xalmimilulco, Huejotzingo; en el municipio de Tlalancaleca; y en Santiago Xalitzintla, en San Nicolás de los Ranchos.

Medidas de prevención tras explosión del Popocatépetl

El semáforo de alerta volcánica se mantiene en amarillo fase dos. Se pide a la población no rebasar el cerco de seguridad de 12 kilómetros que colocó Protección Cvil. Ante ello, las autoridades recomienda a la población tomar en cuenta las siguientes medidas:

Imagen de Protección Civil Edomex

Las cenizas son partículas producidas por la fragmentación de roca durante una erupción o explosión como la del Popocatépetl, y no miden más de 2 milímetros. Sus efectos en la salud pueden pasar inadvertidos durar mucho tiempo; incluso, luego de la erupción.

 En el caso del Popocatépetl las concentraciones de fluoruro en las cenizas pueden alcanzar niveles riesgosos para la salud de los seres humanos y animales (principalmente ganado vacuno), así como para algunas especies vegetales de la zona, menciona la Doctora Ma. Aurora Armienta Hernández, del Instituto de Geofísica, UNAM.

En el caso del medio ambiente, una explosión puede liberar gases como el monóxido de carbono, dióxido de carbono, dióxido de azufre, flúor, cloro, sulfuro de hidrógeno y otros; algunos de ellos, son parecidos a los de efecto invernadero.

Las concentraciones de algunos metales podrían alcanzar niveles tóxicos para el ambiente. Debe evitarse que los animales ingieran plantas cubiertas por cenizas.


Publicaciones recomendadas

Comentarios