10 pequeños y sencillos cambios para bajar de peso

¿Por qué con pequeños cambios podemos lograr grandes resultados?

La mayoría de personas que tienen sobrepeso o unos cuantos kilos de más quieren tener cambios radicales, casi mágicos, en una semana o en quince días.

Por ejemplo dicen, “quiero perder 10 libras para estar más delgada para un matrimonio que tengo en dos semanas”, pero como entrenadora y health coach, Nany Sevilla asegura en su blog del Huffington Post que las dietas y entrenamientos rigurosos que pretenden modificar los cuerpos de un día para otro no son tan efectivos. La razón es porque todo lo que es rápido no se ha convertido en un estilo de vida, es solamente algo pasajero, mientras que lo que es poco a poco y de manera progresiva, es duradero.


1) Crea un horario de alimentación saludable y horas de sueño

– Nunca dejar de comer el Desayuno, Almuerzo y Cena.
– Dos meriendas diarias, una en la mañana y otra en la tarde.
– Comer cada 3 o 5 horas en porciones más pequeñas.
– Dormir al menos 7 horas.

2)Llena de color tu plato

– Agrega una fruta en el desayuno y en las meriendas.
– Prueba nuevos vegetales para el almuerzo y la cena.
– Empieza tu cena con una ensalada.

3) No tomes calorías

– Que no falte el agua como bebida principal. Toma un vaso de agua a tiempo en ayunas y 2 vasos de agua 15 minutos antes de cada comida principal.
– Evita los refrescos o sodas, si te gustan mucho, en su lugar toma agua carbonatada con unas gotas de limón.
– Controla los jugos de fruta aunque sean 100 por ciento naturales, no más de 8 oz por día. Prueba los jugos de verduras que son muy alimenticios y no tienen casi nada de azúcar.
– Una copa de vino por día es permitido, hay otras bebidas alcohólicas que contienen mucha azúcar y suman calorías.

4) Cambia los carbohidratos

– El pan blanco por el oscuro o integral, también las harinas blancas por las integrales.
– Aumenta la fibra en cada una de tus comidas, esta te hará necesitar menos los carbohidratos simples.
– Controla las porciones de pasta, arroz y papas.

5) Cuídate de las salsas y aderezos

– Pide las salsas aparte, tanto para ensaladas como para las carnes, así controlas la cantidad que le quieres poner.
– Prefiere el aceite de oliva y vinagre balsámico.
– Leer el contenido de azúcar y sal de las salsas y condimentos líquidos, cubitos y concentrados.

6) La palma de tu mano es tu porción de proteína

– Carne roja máximo 2 veces por semana.
– Aumenta la cantidad de pescado y especialmente añade salmón y atún fresco.
– No te la comas frita, sino a la plancha o al horno.
– Quítale la piel al pollo.

7) La grasas sanas son necesarias

– El aceite de oliva y de coco son excelente opción.
– El aguacate, semillas como nueces o almendras.
– No a las trans fats.

8) Los antojos, hay que controlarlos

– No los tengas en casa o a la vista.
– Averigua cuál es la razón por la cual “eso” se te antoja.
– Si los quieres comer es preferible que sea de día y no de noche.
– Ten alimentos sanos y ricos preparados para cuando se te antoje comida chatarra.

9 ) Convierte los momentos de comida en algo especial

– Evita comer viendo televisión o en frente de la computadora.
– Prefiere la comida hecha en casa.
– Si vas a comer en restaurantes decide por lo más sano del menú.
– Que comer saludable se convierta en parte de ti y que te acompañe por donde quiera que vayas.

10 ) Muévete y sé activo

– Que el ejercicio se convierta en un momento de diversión.
– Empieza poco a poco acondicionando tu cuerpo para rutinas o entrenamientos cada vez más fuertes.
– Encuentra el tipo de ejercicio que te encante.
– Acompáñate de gente activa, que te motive a hacer ejercicio.
– La tecnología puede ser tu gran aliada, acude a Apps, canales en YouTube y redes sociales para informarte de nuevas disciplinas.