Buscan cerrar “brecha digital” en comunidades rurales de Edomex

Buscan cerrar “brecha digital” en comunidades rurales de Edomex


El Universal
Denisse Flores
Estado de México
20 Noviembre de 2008
imprimir
enviar nota
A hora y media de la ciudad de México se encuentra la comunidad de Pothé, en Temoaya, estado de México, que busca ingresar a la era tecnológica a través de Guiade (“entender” en lengua otomí), nombre de la nueva aula de medios que la escuela primaria Mariano Cuevas Izquierdo recibió de la iniciativa privada.

Diez computadoras de escritorio integradas con programas Windows XP, impresora, escáner y servidor de internet, es el equipo donado por Toshiba México y la Unión de Empresarios para la Tecnología en la Educación (UNETE). Con programas como Galileo, Laboratorio de Fracciones, Generador Geométrico y Mar de Letras, Leti Castillo, alumna de segundo año de primaria, podrá utilizar la Red Escolar, “que es una propuesta educativa diseñada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) basada en el uso de computadoras y la conexión de internet”, señaló Isabel Galicia Guadarrama, responsable de la sala.

Poco más de un centenar de alumnos de primero a sexto grados de primaria se reunieron en el patio central para dar un espectáculo coreográfico con huapangos típicos del sureste del país, invitando al aplauso y al júbilo.

“Nosotros no sólo queremos hacer donaciones; queremos contribuir activamente a la comunidad. No sólo queremos contribuir en especie, deseamos contribuir de otra forma” dijo Kazuharu Kaneda, vicepresidente de Toshiba en México, a EL UNIVERSAL.

El listón rojo fue cortado por Germán Colín Arzate, presidente municipal de Temoaya, y Neftalí Ortega Campirán, coordinador operativo del programa de Educación a Distancia.

El aula escolar deberá contar con maestros capacitados para el manejo de los equipos de cómputo; en todo caso, los profesores deberán planear una visita a la semana que complemente los cursos impartidos en clases, afirmó Ortega Campirán.

La escuela Primaria Mariano Cuevas Izquierdo cuenta con una plantilla de 120 niños inscritos, en su mayoría otomíes, y sólo siete profesores encargados de los distintos grados de la institución.