‘Da pena entrar a un lugar así’

Tomada de reforma.com

Los sanitarios de las salas de espera en los hospitales del Gobierno capitalino están sucios, con lodo, pintas, sin papel ni jabón y falla la electricidad.

Como ejemplo están el Hospital General de Xoco, en la Delegación Benito Juárez, y el Hospital General Doctor Rubén Leñero.

Durante tres recorridos en distintos días y horas, REFORMA constató que a pesar de que ambos nosocomios tienen dos turnos de limpieza, no se les brinda suficiente atención a los baños, en los que impera el mal olor, a pesar de que cuentan con agua.

En el sanitario del hospital Rubén Leñero las luminarias están fundidas y no tiene jaboneras, papel, ni secamanos.

Los botes de basura fueron sustituidos por botes de pintura sin bolsa ni tapa, y en algunos se desbordan los desperdicios.

“Huele muy mal, sí hay agua pero uno hasta la piensa en tocar la llave porque da la impresión de que no la han lavado hace mucho tiempo. Además, hay que dejar la puerta abierta porque no hay luz y pues la gente que pasa puede ver hacia adentro”, dijo José Luis Ramírez, familiar de un paciente del área de consulta externa.

De enero a julio de este año el de Xoco realizó al día un promedio de 3 mil 764 atenciones médicas, y en el Rubén Leñero fueron 3 mil 362.

Aunado a las atenciones se suman los familiares que acompañan a los pacientes, quienes también usan los sanitarios.

Durante una visita a los sanitarios del área de consulta del hospital de Xoco, se observó que el jabón de pasta estaba desecho y esparcido en el lavamanos, los papeles desbordaban del bote de basura y el piso estaba sucio.

En el sanitario de damas hay dos excusados pero sólo uno sirve y el otro tiene pintado en la puerta un letrero que anuncia una descompostura; aquí tampoco había jabón ni papel.

“Da pena entrar a un lugar así, parece que se les olvida que es un hospital”, dijo Diana Martínez, quien está embarazada.

Mientras tanto, el personal de limpieza del Rubén Leñero justificó la falta de aseo de los sanitarios argumentando que le correspondía limpiarlos al turno anterior.

El contraste son los 18 sanitarios distribuidos en 9 pisos del edificio de la Secretaría de Salud del DF, donde despacha el titular, Armando Ahued.

Los sanitarios en Altadena 23, Colonia Nápoles, se encuentran limpios, con agua, jabón, papel sanitario y toallas para manos, así como botes de basura con bolsa y tapa, e incluso aromatizantes.

El doctor Juan José Plata, director de la carrera de Medicina del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, criticó la falta de aseo en los nosocomios y dijo que es un deber de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) revisar constantemente la limpieza de los hospitales.

“Quien debe de verificar de manera constante que estén limpios es la Cofepris, lo que pasa es que cuando el supervisor revisa un hospital resulta que todo está muy limpiecito y por ello en su reporte no hay una nota mala”, criticó.

Una variedad de incomodidades

Pacientes y familiares que acuden a los hospitales de Xoco y Rubén Leñero deben lidiar con baños sin asear:

– La falta de iluminación es una constante en los sanitarios del Rubén Leñero.

– Sin botes ni papel, en el hospital ubicado en Miguel Hidalgo.

– Pintados y cerrados, en las instalaciones del Xoco.

– Sin jabón, papel ni secamanos en el nosocomio de la Benito Juárez.

Prometen supervisar limpieza

El director de la red de hospitales del GDF, José Alfredo Douglas, señaló que supervisarán con mayor frecuencia el aseo de los sanitarios de las 32 unidades hospitalarias de la Ciudad.

El funcionario dijo que la Secretaría de Salud local tiene activado el programa Seis por Seis con el que se implementan seis acciones para mejoras la red de hospitales del DF, y entre ellas está la sanitización de todos los espacios.

“Hasta ahora no hemos recibido ninguna queja por la limpieza de los sanitarios, pero en cada unidad hospitalaria hay un encargado de servicios generales que supervisa la limpieza de las áreas, pondremos más atención a estos espacios.

“La última visita que recibimos de la Cofepris fue hace cerca de tres meses y hasta ahora no nos dieron ningún reporte negativo”, dijo José Alfredo Douglas.

Sin embargo, el director de la carrera de Medicina del Tec de Monterrey, Juan José Plata, criticó que los supervisores demoran meses en volver a los hospitales y en ese lapso éstos pueden estar en descuido.

Reforma