La ‘Adelita’, mito o realidad

Adelita - Adela Velarde Pérez

Adelita - Adela Velarde Pérez

Adela Velarde Pérez nació en Ciudad Juárez en  el 8 de septiembre de 1900 y murió  la noche del 4 de septiembre de 1971, de cáncer en el Hospital de San Antonio, Texas, EUA. Hija de un comerciante rico de Cd Juárez, desde joven su vocación fue la medicina y se incorporó, en 1914 a la Asociación Mexicana de la Cruz Blanca.

Estuvo en  los combates de Camargo,  Parral, Santa Rosalía del Estado de Chihuahua y en Torreón,Coah….  Adelita era una soldadera, y en honor a ella, todas las mujeres que formaron parte de las filas militares en la revolución mexicana, son conocidas así, como ‘’las adelitas’’.

En su tiempo, fueron parte fundamental de las familias mexicanas que se unieron al ejército revolucionario; ellas daban fuerza al marido y a los hijos, sirviendo en enfermedades, preparaban alimentos, recogían a los malheridos y enterraban a los muertos.   Adelita fue condecorada varias veces y más tarde, se le reconoció como veterana de la Revolución.

La asociación de veteranos de la revolución reconoció a “Adela Velarde Pérez, como enfermera, (que) desde 1913 militó en la División del Norte bajo el mando del General Carlos Martínez, así como en el ejército del Noreste en las regiones de Chihuahua, Zacatecas, Torreón, Aguascalientes, Distrito Federal y Morelos. Destacando su participación en contra de la Usurpación Huertista, motivos por los que fue considerada, oficialmente, veterana de la Revolución el 22 de febrero de 1941 y miembro de la Legión de Honor Mexicana en 1962”.

Adelita

La vida de la Adelita traspasa las fronteras de la historia y la leyenda, pues al haber sido relatada por la voz popular ha dado lugar a opiniones basadas en fantasías unas veces y otras en el romanticismo popular. Se dice que “desafiando a su padre, un adinerado comerciante de ciudad Juárez, se incorpora a la Asociación Mexicana de la Cruz Blanca para desempeñarse como enfermera. Fue conocida por su eficiencia y destreza en la atención de los heridos, convirtiéndose en una figura muy popular entre las tropas”.

“Su nombre se hizo leyenda y su leyenda la convirtió en un corrido muy popular hasta nuestros días, y algunos afirman que fue el compositor Antonio del Río quien le dedicó el popular corrido ‘La Adelita’; la canción que hizo popular la División del Norte en los años 1914-1915, durante la Revolución constitucionalista.

Si Adelita quisiera ser mi novia, si Adelita fuera mi mujer, le compraría su vestido de seda para llevarla a bailar al cuartel. Si Adelita se fuera con otro, la seguiría por tierra y por mar: si por mar, en un buque de guerra; si por tierra, en un tren militar.

Distintas versiones han dado lugar a afirmaciones de que “Como se desconoce quién fue su autor, se han originado diversas versiones acerca de su origen.

En fecha reciente, a iniciativa de los legisladores se presentó el proyecto de decreto, para inscribir con letras de oro en el muro de honor del Palacio Legislativo de San Lázaro los nombres de Adela Velarde Pérez y de Valentina Ramírez Avitia.

“Señoras, las adelitas no lo eran por haber sido violadas o privadas de su libertad, ni porque recibieran el más humillante trato de esclavas, sino porque eran solidarias con sus compañeros. Las adelitas no guisaban a la fuerza. Recuerden sus fotografías, los rostros duros, hechos así por vivir en la guerra, la resolución en cada uno de sus gestos, el cariño con que se abrazan al soldado elegido por ellas.”

Fuente: Revelatino.com

 

One Comment

  1. Daniel Díaz

    Y tienes alguna memoria (escrito de esto), suena muy interesante. Me gustaría saber más de tu experiencia. Saludos

Comments are closed.