Mordidas de empresarios le cuestan 70 mdp al DF

Mordidas de empresarios

Mordidas de empresarios le cuestan 70 mdp al DF

José Luis Beato, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana en el Distrito Federal (Coparmex-Ciudad de México), informó que la corrupción de todos los empresarios que dan “mordidas” para hacer sus inversiones de forma ilícita le cuesta al Distrito Federal 70 millones de pesos, dándole una severa desventaja a los negocios que sí cumplen con la ley.

José Luis Beato detalló que todas las empresas capitalinas realizan pagos extraoficiales para poder operar, esto significa que si existen poco más 435 mil unidades económicas instaladas en la Ciudad de México de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), su gasto promedio es de 160 mil pesos.

De acuerdo con el dirigente, el pago extraoficial para que un negocio de 100 metros cuadrados obtenga una licencia para vender bebidas alcohólicas es de 250 mil pesos, cantidad que se incrementa conformen aumenta el tamaño del establecimiento. De igual manera, las licencias de construcción contemplan una cuota de 10 mil pesos por departamento, de manera que si un empresario pretende levantar un edificio con 20 departamentos tendrá que desembolsar al menos 200 mil pesos.

El líder empresarial detalló que la corrupción se extiende a las inspecciones de autoridades federales y locales, en donde detalles como la altura a la que deben ser colocados los extintores, según la normatividad que se utilice en ese momento, pueden ocasionar el cierre de un negocio.

El multimillonario negocio de las mordidas en México

El costo de la corrupción en México es de 1.5 billones de pesos al año, según el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, órgano asesor en materia económica del Consejo Coordinador Empresarial. Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente de la cúpula privada, estima que las empresas gastan en mordidas 10 por ciento de sus ingresos.

Para atacar este problema el líder de los empresarios en la capital del país propuso que la corrupción sea considerada un delito grave, castigado con la cárcel. Para ello es necesario que tanto el gobierno federal y los locales trabajen en conjunto para regular todas sus incidencias.

Los casos más sonados

El delegado en Coyoacán, Mauricio Toledo, fue acusado de exigir dinero a empresarios a cambio de no clausurar sus negocios. Incluso existe denuncia en contra del delegado por el delito de extorsión y nepotismo.

En la delegación Tlalpan, funcionarios de mando medio y superior cobraron a empresarios por el uso de suelo para no ser molestados en sus establecimientos mercantiles.

El dirigente indicó que en el Registro Público de la Propiedad, los empresarios reportan pagos extraoficiales para agilizar trámites; “en la Junta de Conciliación y Arbitraje indican que para que sus procedimientos avancen tienen que ir con varios billetes de 50 pesos para repartirlos por todos lados, y en las Ventanillas Únicas Delegacionales el problema es agudo”.

La corrupción tanto federal como local no sólo encarece la instalación y operación de los negocios, también provocan incertidumbre en la generación de empleos y es uno de los principales lastres para la competitividad, según el Foro Económico Mundial y un obtáculo para los negocios, de acuerdo con el banco Mundial.

Con información de dineroenimagen.com