Universitarios fundan una empresa para fabricar vehículos eléctricos

vehículos eléctricos

Crearon automotores para 100 pasajeros y de carga

Investigadores y egresados de la unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) crearon la empresa Vehículos Eléctricos Corporativos (VEC) para promover el uso de estos automotores en México.

Con más de 20 años de estudios sobre el diseño y el desarrollo de esas unidades –como parte del programa de electromovilidad–, el equipo de trabajo ha creado autobuses para hasta más de 100 pasajeros y vehículos de carga con capacidad superior a tonelada y media.

José Juan Martínez Nates, profesor del departamento de Energía y fundador de VEC, señaló que los principales beneficios son la reducción hasta de 30 por ciento de emisiones contaminantes –en comparación con los de combustión interna– y el ahorro por concepto de mantenimiento, por lo que resultan sustentables, eficientes y adecuados para el medio ambiente.

Un cuestionamiento común al autotransporte eléctrico es que, apuntó, aun cuando no contamina la zona donde opera, las termoeléctricas que producen la electricidad sí lo hacen. No obstante, es más fácil controlar la infición en una planta generadora que la emitida por el parque que circula en la ciudad, lo cual representa una ventaja importante.

El costo de fabricación es menor a un tercio, en relación con uno de combustión interna, convirtiéndose en una opción de servicio, tanto de transporte colectivo como de carga, debido a sus características de sustentabilidad ecológica y económica.

El investigador afirmó que la inversión estimada en un autobús eléctrico es de 320 mil dólares, menor a las versiones estadunidenses o europeas, que rondan 900 mil dólares. Un tractotrolebús de piso bajo costaría entre 250 mil y 280 mil dólares.

El importe por kilómetro recorrido del vehículo eléctrico colectivo es de 1.38 pesos, mientras su equivalente a diésel es de cinco pesos. Un tractotrolebús tiene un costo de 2.5 pesos por kilómetro, y su similar a diésel, de nueve pesos. La unidad eléctrica de carga implica un gasto de 0.36 centavos por kilómetro, contra 1.34 pesos respecto de uno a diésel.

Otra ventaja, comentó, es que las refacciones de los automotores eléctricos podrían manufacturarse en el país, descartando meses de espera en recibirlas desde el extranjero, como sucede en la actualidad.

Martínez Nates indicó que VEC ha desarrollado proyectos de transporte individual logístico y de pasajeros. Los autobuses colectivos pueden cargar la energía eléctrica en 45 segundos en cada estación, por lo que esa acción puede realizarse durante el ascenso y descenso de usuarios. Con capacidad para 100 personas, pueden alcanzar una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora.

César Aureliano García

La Jornada