Éxodo invisible: desplazados por violencia en Chiapas

Cerca de 2 mil habitantes de la comunidad chiapaneca Chavajebal, dejaron sus hogares para escapar de la violencia.

El 25 de octubre un grupo armado asesinó al presidente del comisariado Miguel Pérez López y a Carmelino de Jesús Ruiz Álvarez.

Los actos violentos se recrudecieron el 7 de noviembre, cuando sujetos armados mataron a otro hombre.

El cuerpo de Mateo Jiménez Sánchez permaneció en el lugar; casi dos días después, la fiscalía del estado ordenó levantar el cuerpo.

El sacerdote Marcelo Pérez Pérez junto con otros más lo retiraron y enterraron; a partir de ahí, emprendieron el camino.

Urge atención humanitaria

Se trata del éxodo invisible provocado por la violencia, tal como sucedió con muchos de los integrantes de la Caravana Migrante que tuvieron que dejar sus hogares.

En este caso, los desplazados tzotziles también requieren ropa, medicamentos y un lugar para dormir.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) detalló que cerca de mil 700 habitantes de Chavajebal están “en situación de vulnerabilidad, por lo cual requieren atención humanitaria y que se garantice su integridad para que puedan retornar a sus casas”.

Testimonios indicaron que el 7 de noviembre, durante una asamblea comunitaria, se escucharon varias detonaciones.

Ante rumores de agresiones armadas, en el transcurso de esa noche [personas] se desplazaron forzadamente buscando senderos hacia la cabecera municipal, otras comunidades y hacia la montaña.

El pasado lunes, en las montañas había alrededor de 500 personas; entre los desplazados hay cuatro mujeres embarazadas, una ya dio a luz.

Ante la situación se requiere de ayuda humanitaria y garantías para salvaguardar su integridad.

Foto Animal Político

Intervención de autoridades para detener la violencia

Se solicitó detener la violencia en la comunidad e investigar los hechos que desencadenaron el éxodo.

Solicitaron la atención a la crisis humanitaria por la que atraviesa la comunidad tzotzil.

Todo acorde a los Principios Rectores del Desplazamiento Interno Forzado de la Organización de las Naciones Unidas y proteger los derechos de Pueblos Originarios en situación de vulnerabilidad.

Si bien, las casas abandonadas por la violencia no presentan daño alguno, es necesario que la comunidad regrese a casa. La comunidad insta a las autoridades a que les den una solución para volver a sus hogares.

Con información de Frayba.

One Comment

  1. Gerardo

    El problema en nuestra casa que es México, es tan grave o más que el que viven los centroamericanos y…. ¿donde estamos para ser solidarios con nuestros hermanos tzotziles? dejemos de ser “candil de la calle y obscuridad de nuestra casa”….

Comments are closed.