Lo que debes saber de un aval para rentar

Si eres de las personas que desean comenzar este 2019 con independencia, pero dentro de los requisitos para poder rentar un departamento está un aval, esto te interesa.

Un aval es una persona que se compromete a responder por el compromiso que adquieres, en caso de que tú incumplas con el pago. Es una manera de garantizar que como contratante, si no cumples con lo acordado, habrá una segunda persona que lo hará.

Ante la necesidad de algunas personas de no contar con una propiedad o una persona que capaz de ayudarle, existen empresas que se dedican a fungir como un fiador.

Ojo, no todas empresas son confiables, debes informarte de quién es ese empresa.

Imagen de Konfío

De acuerdo con El Economista, muchas veces, ni siquiera muestran una razón social y tampoco ofrecen una dirección donde se pueden ubicar en caso de que no nos acepten los documentos.

Para contratar sus servicios, estas empresas cobran alrededor de 50% sobre la renta del inmueble al año, que es el tiempo que dura el contrato.La mitad debe pagarla al momento de que le entreguen los documentos y el resto se paga cuando se firma el contrato ante el arrendador.

Los riesgos

A los problemas que te puedes enfrentar es que no te acepte los papeles, porque estas empresas suelen “prestar” los mismos documentos a varias personas.  Además, corres el peligro de perder tu dinero pues no realizan un reembolso.

¿Qué pasa si decido ser aval?

Debes tomar en cuenta lo siguiente:

  •  Siempre existe un riesgo al aceptar dicho compromiso, pues estás comprometiendo tu patrimonio.
  • Recuerda que la personas sea comprometida y con estabilidad económica, así evitarás algún problema en el futuro
  •  Si decidiste ser aval, involúcrate en todo momento en el proceso. No dejes a la otra persona sola.
Imagen de Arianna Serras – Abogados
  • Es necesario comprender los términos y condiciones que contiene para saber perfectamente lo que estás respaldando. Pregunta todas la dudas que tengas al respecto.
  • Luego de la firma, no te desentiendas de la deuda por completo; mantén la comunicación con la otra personas, pregúntale si está cumpliendo con los pagos correspondientes.

Si eres tú quien está buscando uno, considera a una persona confiable y que tenga solvencia económica. Y antes de tomar cualquier decisión, platica con él o ella.