Trolebús, el transporte olvidado de la CDMX

El servicio del Trolebús se inauguró en 1951 con 20 unidades que circulaban en la línea Tacuba-Calzada de Tlalpan, a lo largo de la avenida Xola; en ese momento se posicionó como una opción ecológica y eficiente de transporte para los capitalinos. Hoy, en esta ruta está el Metrobús.

Sin embargo, con el paso de los años, y sobre todo en la década de los 90, la decadencia de este transporte fue más notoria. Se redujeron, tanto el número de unidades como la distancia que recorrían las unidades. En su mejor momento, la longitud de operación del Trolebús ere de 557 kilómetros, en 30 líneas.

Imagen de La Silla Rota

Actualmente, solo 258 unidades de 598 están funcionado; el resto está en el taller, es decir, sólo 43 por ciento opera. De acuerdo con la página de internet del Trolebús, la flota vehicular programada es de 290 trolebuses, los cuales operan a un intervalo de paso promedio de cuatro minutos, todas dentro de la CDMX.

Sólo quedan ocho líneas, que recorren una longitud 203.64 kilómetros ; incluyendo los Corredores Cero Emisiones “Eje Central”, Eje 2 – 2A Sur y el nuevo Corredor Cero Emisiones Bus – Bici “Eje 7 – 7A Sur”, inaugurado el 1 de noviembre de 2012.

Imagen de La Silla Rota

¿Qué se necesita para su recuperación?

En la actualidad, y debido a lo viejo que son algunos vehículos o la falta de refacciones, constantemente se reportan fallas en el Trolebús. Por lo general, son por problemas eléctricos o en el propio sistema de los trolebuses.

La Alianza de Tranviarios de México estiman que se necesita un presupuesto de seis mil millones de pesos para reactivar al transporte eléctrico, que aún ofrece servicio en ocho líneas.

Además, organizaciones como El Poder del Consumidor, GreenPeace, Transita Seguro y Bicitekas demandaron que no se deje en el abandono a este medio de transporte, porque es barato, no contamina y no asaltan, por lo que lo consideran más seguro que otros vehículos de transporte público.