Los ríos de la CDMX que ya no se ven más

Los ríos de la CDMX que ya no se ven más

Durante la época de los 40 y 50, la Ciudad de México se enfrentó a cambios  propios de modernidad, entre ellos, el crecimiento de la población, pérdidas de zonas de cultivo, falta de servicios públicos; así como el uso irresponsable de los cuerpos de agua. Los ríos de la CDMX, por ejemplo, comenzaron a ser un foco de infección, pues la gente se baña, lavaba, tiraba basura y al no tener drenaje conectaban los sanitarios al río.

Las autoridades de ese tiempo decidieron que se debían entubar los ríos, como una forma de terminar con la insalubridad y se convertirían en grandes avenidas. De acuerdo con El Universal, está tarea tardó 40 años en concluir.

Se trabajó por secciones y dio empleo a decenas de compatriotas. Según el D.D.F. este proceso trajo como consecuencia el saneamiento de zonas urbanas y permitió que sobre ellos se construyeran amplias avenidas que siguen siendo parte del nuevo sistema vial de la ciudad, que ayudaron a acortar distancias y tiempos de traslado.

Ríos entubados

Uno de los primeros ríos de la CDMX que entubaron fue río Consulado, en 1944. Encima del río se construyó la parte norte y norponiente del Circuito Interior; ahora es una gran vialidad. Además, está el río Churubusco que se encontraba en la subcuenca de Texcoco-Zumpango, que pertenece a la cuenca hidrológica del río Pánuco. En 1945, aún continuaba siendo un río, pero en  1963, el presidente Adolfo López Mateos inauguró la nueva vialidad.

Río Churubusco, Imagen de Nación 321

El río de la Piedad  recibía agua de los ríos de Tacubaya y Becerra, y se entubó en 1942; por encima se construyó el viaducto Miguel Alemán, en el tramo que hoy se conoce como Viaducto Río de la Piedad.

Por otra parte, el Río Magdalena es el último río considerado como “vivo” dentro de la ciudad, pero lamentablemente no está en la mejores condiciones. Está en contacto con los habitantes de la capital en Los Dinamos, en la alcaldía de Magdalena Contreras, que lo llenan de basura.