Las 3 del día

delincuencia organizada en la CDMX

¿Qué quiso decir López Obrador?

La debo a Rafael Pérez Gay haber notado la siguiente frase en el discurso del lunes del Presidente:

“Se terminó la guerra de exterminio contra la llamada delincuencia organizada. Ya no se permiten razias, ni masacres, ni la desaparición de personas”.

En enero de 2011, en Nexos, Fernando Escalante fue el primero en hacer una relación entre violencia y operativos militares y policiacos. En los siguientes años, otros investigadores siguieron buscando la causalidad entre violencia y operativos, en general coincidiendo con lo que había dicho Escalante. En 2011, Laura Atuesta, del Programa de Política de Drogas del CIDE, dio a conocer los resultados de la primera base de datos pública en la que se informó de manera completa sobre enfrentamientos, ejecuciones y agresiones en operativos militares registrados entre diciembre de 2006 y noviembre de 2011.

“Los resultados —escribió Atuesta— son contundentes. El número de homicidios a nivel municipal sí se incrementa por la existencia de enfrentamientos entre fuerzas públicas y presuntos delincuentes en la ‘guerra contra las drogas’”.

Los defensores de las acciones del gobierno de Felipe Calderón y su guerra contra el narco han argumentado que no haber hecho nada hubiera sido mucho peor. Esto, por supuesto, es imposible de probar.

Regreso a lo dicho por López Obrador: ¿qué quiso decir?


Indocumentados en su propio país

Foto: Hans-Maximo Musielik

En las reuniones en las que he tenido el privilegio de participar en el Foro Migrante, de Eunice Rendón, he aprendido muchas cosas de nuestros paisanos en Estados Unidos.

La primera, admirar más su dignidad y sacrificio, su concepto de familia y comunidad, su vivir en las sombras, perseguidos, explotados y también su resentimiento a los gobiernos de México, no importa el color, a los que responsabilizan de su tener que abandonar el país que les negó el derecho legítimo de conseguir aquí lo que allí buscan heroicamente.

Y destaco otro aspecto: que la mayoría no quiere regresar a México y la exigencia de ser regularizados.

Nuestros paisanos saben que son indocumentados, que no ilegales como peyorativa y discriminatoriamente les llaman en Estados Unidos y lo son en México.

Algunos tienen una credencial todavía del IFE, otros cuantos cédulas de los consulados, algunos licencias de manejar en ciudades santuarios, pero la mayoría no tiene un solo documento de identidad ni de allá ni de acá.

Son indocumentados en los dos países.


Peligrosa nueva Ley ‘Republicana’

Imagen de Foro TV

Minerva Hernández Ramos, senadora por Tlaxcala, me hizo recordar el término antinomia y consultar su significado preciso. Tiene dos acepciones: contradicción entre dos preceptos legales y contradicción entre dos principios racionales. Se compone de los vocablos griegos que quieren decir anti o contra y nomos o ley. Expresa una paradoja irresoluble. Los avezados en filosofía saben que dos enunciados contradictorios sobre un objeto, ambos lógicamente fundamentados y convincentes, componen una antinomia.

El breviario viene a colación por el madruguete que dio Morena y asociados a la oposición en el Senado con la aprobación de la Ley Federal de Austeridad Republicana, discutible desde el nombre mismo porque la continencia (mesura, prudencia, sobriedad y todos sus sinónimos) no requiere de adjetivos y porque toda la legislación mexicana vigente… ¡es republicana!

Hernández Ramos dijo que lo aprobado traicionó los acuerdos a que habían llegado las distintas fracciones, y se preguntó si los aludidos leyeron el dictamen y “no se dieron cuenta de que se contienen antinomias; que se viola la técnica legislativa, se invaden esferas competenciales de otros Poderes de la Unión, así como de Organismos Constitucionales Autónomos” y tiene además “errores ortográficos y de sintaxis”


Las tres del día es un ejercicio de compartir columnas que tratan los temas más importantes del día. Pueden leerse en su totalidad en los links correspondientes.