Las 3 del día

Baja California en rebeldía; desprecian a la Federación

Salvador García Soto

En una sesión extraordinaria, convocada casi en secreto, con fuertes dispositivos de seguridad y en una sede alterna, 16 diputados del Congreso de Baja California, de un total de 26, validaron anoche la reforma al artículo 8 transitorio de la Constitución local que amplió de 2 a 5 años la próxima gubernatura del morenista Jaime Bonilla, en una acción en la que los diputados locales rechazaron e ignoraron el “exhorto” que la semana pasada les hizo el Congreso de la Unión para que retiraran su reforma, a fin de evitar un enfrentamiento entre la Federación y el Estado.
“Rechazamos la injerencia de la Comisión Permanente (del Congreso federal) en asuntos que únicamente competen a la soberanía de los bajacalifornianos”, dijeron los diputados locales.

En la misma línea de defender la ampliación de mandato como un tema “de autonomía y soberanía del estado de Baja California”, que ha esgrimido el gobernador electo, quien incluso ha exigido “que lo entiendan en el centro, que aquí manda el Congreso del estado”, los 16 diputados que hicieron mayoría, incluidos seis panistas que ayer renunciaron públicamente a Acción Nacional, además de legisladores de Morena,  PRI y  PT, se encerraron en el Ayuntamiento de Playas de Rosarito, habilitado como sede alterna del Congreso local, ante las protestas ciudadanas que les impidieron sesionar en su sede de Mexicali, en una sesión a puerta cerrada en la que incluso, con seguridad y escoltas de la alcaldesa panista Mirna Rincón, se impidió el paso no sólo a los ciudadanos inconformes, sino también evitaron la entrada a la prensa.

Y mientras el estado se divide entre los que apoyan la ampliación de mandato, promovida incluso en campañas publicitarias pagadas por el beneficiario de esta reforma, el gobernador electo Jaime Bonilla, y los grupos políticos y empresariales que ya promueven las primeras controversias constitucionales ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación y rechazan lo que califican como “una vergüenza y un acto de descarada ambición de poder” por parte del próximo gobernante de Morena, la mayoría del Congreso local sigue alineada con el discurso bonillista y no sólo valida la reforma, sino que rechaza lo que el propio presidente López Obrador ha calificado como un acto “vergonzoso” y desafía los llamados de todos los partidos, incluido Morena, hechos desde el Congreso federal:


Aplausos permanentes para AMLO

Ana Paula Ordorica

El presidente Andrés Manuel López Obrador quiere aplausos permanentes. Esto lo declaró en entrevista de radio, Rafael Rodríguez, director de la revista Proceso, ante las reacciones que generó el presidente al decir que el semanario no se estaba portando bien como lo deberían hacer los buenos periodistas que siempre han estado a favor de las transformaciones.

Antes de hacer este señalamiento sobre Proceso, el presidente recibió la petición de Jude Weber, la corresponsal del Financial Times en México, de entrevistarlo para el diario inglés. López Obrador le declinó la entrevista porque el periódico ha sido poco autocrítico, dijo el presidente, ya que el FT impulsó el modelo neoliberal e hizo propaganda a favor de las reformas estructurales y la reforma energética con resultados desastrosos para México, de acuerdo con la visión del presidente. Además, le reclamó AMLO a la periodista, el FT pronosticó que la economía mexicana entrará en recesión sin tomar en cuenta el combate que el gobierno emprende en contra de la corrupción. Por ello, se le negó en la mañanera la entrevista solicitada por el Financial Times.

Y antes, el presidente se enojó con otro medio, Sin Embargo, por haber dado a conocer que su hijo menor estaba pasando sus vacaciones en un exclusivo curso de verano en el Camp Santa Úrsula en San Luis Potosí. El campamento tiene un costo de 64 mil pesos por 14 días o de 40 mil pesos por una semana, según lo reportó el medio, al cual López Obrador no desmintió. Lo que hizo fue decir que antes Sin Embargo recibía dinero de la Presidencia, dando a entender que como ahora no reciben dinero, el medio dio a conocer esta información que hace evidente un doble discurso de austeridad por un lado y abundancia por el otro.

El presidente se quejó también en la misma mañanera de la nota de Reforma en la que el periódico reveló que se mudará con su familia a Palacio Nacional, lo cual no resulta tan austero como él prometió. Podría seguir con los señalamientos a la prensa, pero el tema de fondo es que tenemos un presidente que está confundido con el papel que debemos jugar los periodistas y los medios de comunicación. Sería de risa describir a Proceso como un semanario que ha estado al servicio del poder cuando es más que conocida su trayectoria.


¿En marcha un “golpe blando” contra AMLO?

Congreso de la Unión
Foto: Cuartoscuro

Raúl Rodríguez Cortés

No sé usted, pero a mí cada día me cuesta más trabajo procesar lo que ocurre en el país. No solamente por la velocidad con que se suceden las noticias. También por esa sensación de vacío e incertidumbre que provoca el choque entre un esperanzador ideal de cambio para el bien común y la violencia de la realidad que vivimos.
  
Con un contundente y legítimo mandato de cambio del voto mayoritario, AMLO y su movimiento de regeneración nacional llegaron al poder. Tan han obrado en consecuencia que el país está en medio de un sacudimiento. Aspiran a un cambio de régimen y a un cambio de paradigma económico. El quiebre ha empezado a colapsar los valores y las instituciones que antes daban sentido y equilibrio. Su ausencia nos coloca hoy en el vacío de lo incierto. Abre paso a la angustia: ¿la transformación propuesta funcionará o colocará al país frente al abismo?, ¿AMLO y la sociedad seremos capaces de inventar y consolidar valores e instituciones que al sustituir a las que colapsan sean el nuevo referente de certeza y estabilidad?

Por lo visto la 4T tiene profundidad y entenderla está resultando muy complejo. Quisiéramos, para mitigar la angustia, interpretaciones simplificadas, como niños que bajo el manto protector de sus padres necesitan escuchar que todo va a ir bien, que no hay peligro al acecho.

Entre estas razones está arropado un ya inocultable lance de la ultraderecha que, según advierten algunas voces (evidentemente proclives a la 4T como John Ackerman y Carlos Mendoza), trama un golpe de Estado, no en el obsoleto sentido del uso de la fuerza militar sino en el que algunos teóricos llaman “golpe blando”.

No hay que desechar del todo la posibilidad de que se trate de una justificación del gobierno de la 4T, pero los “golpes blandos” proceden y han ocurrido. El politólogo estadounidense Gene Sharp explica que se llevan a cabo mediante armas psicológicas, económicas, sociales y políticas. Distingue varios pasos en su implementación:
ablandamiento (creando malestar y desesperanza social), deslegitimación (mofas y noticias falsas), calentamiento (movilizaciones callejeras y exigencia de renuncias), rumores (de falsas carestías, de incompetencia gubernamental y de causas judiciales contra gobernantes) y fractura institucional. Ya dieron resultados en Brasil, Paraguay y Honduras.


Las tres del día es un ejercicio de compartir columnas que tratan los temas más importantes del día. Pueden leerse en su totalidad en los links correspondientes.