Patrimonio de la humanidad y revitalización urbana

Dunia Ludlow

“Calles más vivas para que puedas recorrer tu historia”, así versa uno de los lemas utilizados para el rescate del Centro Histórico de Panamá. Esta frase sintetiza el gran propósito de repoblar esta zona, hacerla caminable y disfrutable, y, al mismo tiempo, rescatar su patrimonio histórico.

Del 24 al 26 de julio participé en las sesiones de diagnóstico, auspiciadas por el Banco Interamericano de Desarrollo, para fortalecer el plan estratégico del Centro Histórico de Panamá.

Igual que en muchos países de la región, este centro histórico enfrenta un paulatino proceso de abandono y declive. Mi participación consistió en compartir el Plan de Revitalización del Centro Histórico de la Ciudad de México.

El primer eje de este plan es fomentar la habitabilidad. Aquí, uno de los instrumentos más importantes son las mesas de coordinación interinstitucional, en las cuales participan 35 dependencias de los órdenes federal, local y de las alcaldías, así como las cámaras empresariales.

Con éste y otros instrumentos hemos logrado el rescate de jardines y plazas públicas; el reordenamiento del Corredor Cultural Regina-San Jerónimo-Callejón de Mesones; la suspensión de 10 obras irregulares; la atención a personas en situación de calle; la realización de las Jornadas de Patrimonio Seguro; y la entrega de 2 mil 500 constancias o líneas de captura para el subsidio del impuesto predial.

El segundo gran eje es el impulso a la competitividad y la actividad comunitaria. Su principal instrumento es la red de Vecinos Interesados en la Preservación del Patrimonio y la Seguridad Ciudadana. A través de WhatsApp, más de 350 personas denuncian temas de inseguridad o incidencias urbanas, atendidas a través de nuestra coordinación interinstitucional. Con nuestro programa de actividad comunitaria, casi siete mil personas participaron en la construcción de una nueva cultura a favor del disfrute y cuidado del patrimonio histórico.

El tercer eje es “Calidad urbana”. Éste comprende nuestro acompañamiento a las obras de rescate del Perímetro B, en las cuales el gobierno capitalino invertirá 250 millones de pesos, en beneficio de aproximadamente 810 mil personas.

También incluye la creación de un nuevo modelo de servicio de limpia, con el cual realizamos el barrido de poco más de 500 mil kilómetros cuadrados (equivalente a la suma del territorio de Nicaragua, Honduras, Guatemala, Panamá, Costa Rica y Belice).

Estos tres ejes son acordes con los lineamientos internacionales que promueven una intensa participación ciudadana. Se trata de que los centros históricos sean habitables con inclusión social,competitivos y sustentables; y que sean funcionales y al mismo tiempo preserven nuestro legado histórico. Buscamos que nuestra identidad siga viendo hacia el futuro.

POR DUNIA LUDLOW DELOYA

COORDINADORA GENERAL DE LA AUTORIDAD DEL CENTRO HISTÓRICO

@DUNIALUDLOW