Las 3 del día

¿Recesión o no recesión?

Enrique Quintana

Al margen del resultado anunciado a las 6 de la mañana de hoy, que seguramente usted ya conoce, lo cierto es que, para todo fin práctico, la economía mexicana se encuentra estancada.

Y ya se lanzó el primer programa de rescate. Le aseguro que no va a ser el único.

Como ayer le comenté en este espacio, el esfuerzo de utilizar a la banca de desarrollo como una palanca para dinamizar la actividad económica es muy positivo.

Pero va a ser insuficiente.

Lo que se tiene que generar no es solo oferta de crédito. Esa existe, tanto en la banca de desarrollo como en la banca comercial. El tema de fondo es generar demanda de crédito.

Y esa se crea con confianza.

Como decía Cantinflas: “ahí está el detalle”.

No sé si algunos personajes que tienen entrada con López Obrador le han dicho que hay decisiones que quizás a él le gusten, pero que han generado desconfianza entre los inversionistas. No lo sé.

AMLO tiene dos perfiles.

A veces es doctrinario y en otras es pragmático, por eso es difícil de entender.


La cobardía de Lozoya

Raymundo Riva Palacio

Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos, dio la cara a la opinión pública desde la clandestinidad, al responder un cuestionario que le presentaron conjuntamente los diarios Süddeutsche Zeitung, de Münich; Tamedia, de Zúrich, y el portal Quinto Elemento Lab, de la Ciudad de México. Lozoya dijo que había una persecución política contra él y su familia, calificándolo como un “ataque cobarde y sin fundamentos”. El cuestionario que le presentaron los medios fue devuelto, ya respondido, tres días después de que se detuvieran a su madre en Alemania, por petición de la Fiscalía General de la República.

“En dicha persecución política atacan a mi familia. A mi madre se le acusa que haya recibido dinero de alguna cuenta mía antes de que yo fuera funcionario público”, afirmó Lozoya en su defensa epistolar. “¿Qué clase de delito es ese? Además de los delitos que se nos imputan no ameritan prisión preventiva en México, pero a pesar de eso el gobierno le mintió o se coludió con un juez en México para generar órdenes de aprehensión”.

Las respuestas de Lozoya no se inscriben en las motivaciones que llevaron a la Fiscalía General a solicitar las órdenes de aprehensión. Según funcionarios federales, las órdenes en las cuales aparece relacionada su madre tienen que ver con el caso Odebrecht, donde varios de sus ejecutivos declararon ante la Fiscalía brasileña, que investiga la corrupción del conglomerado de la construcción, que le entregaron 10 millones y medio de dólares entre 2012 y 2014, presuntamente para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, y para obtener contratos durante ese gobierno. La imputación en México es como autor material de lavado de dinero, que es un delito que no alcanza fianza.


La sacudida

Rosario Robles
Imagen de Proceso

Javier Risco

Cuánto se ha escrito de la Estafa Maestra y qué poco ha hecho temblar a los políticos implicados… hasta ahora. Le refresco la memoria del trabajo hecho por Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad. El gobierno de Enrique Peña Nieto, a través de 11 dependencias, desvió miles de millones de pesos, lo hizo a través de universidades públicas, que firmaron contratos ilegales por 7 mil 670 millones de pesos, y de este dinero no se sabe dónde quedaron 3 mil 433 millones. El dinero le fue entregado a 186 empresas, pero 128 de ellas no debían recibir recursos públicos porque en algunos casos no existían o ni siquiera tenían la infraestructura para hacer el trabajo, y así lo cita el reportaje: “La Secretaría de Desarrollo Social, con Rosario Robles como titular; el Banco Nacional de Obras, con Alfredo del Mazo al frente, y Petróleos Mexicanos –en la gestión de Emilio Lozoya– son las tres principales dependencias responsables de este mecanismo, que el auditor superior de la federación, Juan Manuel Portal, no duda en calificar como un fraude millonario”.

Ahí está el fraude expuesto por este trabajo periodístico. Hoy vuelve a estar en la agenda nacional porque la Fiscalía General de la República citó a Rosario Robles, extitular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y también de la Secretaría de Desarrollo Social, a una audiencia el próximo 8 de agosto para formular vinculación a proceso por el delito de ejercicio indebido del servicio público, justo por lo revelado por el trabajo periodístico de La Estafa Maestra.

La respuesta hasta el momento de Rosario Robles ha sido denunciar “una flagrante violación a mis derechos y al debido proceso”. ¿Por qué? Por la filtración del oficio a medios de comunicación donde se enteró de la acusación de la Fiscalía General de la República. Su abogado, Julio Hernández Barros, ha ido un paso más allá. En entrevista con el programa “El Weso”, de W Radio, calificó de “patraña” el reportaje y señaló que “no hay una sola prueba, sólo relatos periodísticos”. Ya se lo recordarán en estos días, pero la información obtenida por Animal Político y MCCI proviene de la Auditoría Superior de la Federación, de ningún relato periodístico, el gran trabajo fue exponer las anomalías señaladas por el auditor.


Las tres del día es un ejercicio de compartir columnas que tratan los temas más importantes del día. Pueden leerse en su totalidad en los links correspondientes.